Local view for "http://purl.org/linkedpolitics/eu/plenary/2007-03-28-Speech-3-164"

PredicateValue (sorted: default)
rdf:type
dcterms:Date
dcterms:Is Part Of
dcterms:Language
lpv:document identification number
"en.20070328.16.3-164"6
lpv:hasSubsequent
lpv:speaker
lpv:spoken text
". El sector de la producción ecológica nos demanda –yo diría que nos exige– una reglamentación clara, sencilla, que responda a las necesidades de un mercado en clara expansión. En efecto, el consumidor europeo adquiere cada vez más productos ecológicos y tenemos que establecer cuanto antes un marco adecuado para satisfacer esas necesidades, defendiendo no solo los intereses de los consumidores sino, a la par, los intereses del sector y los ambientales en general. Para conseguir este fin, creo que el informe que ahora estamos debatiendo, y que ya lleva sufriendo dificultades desde su tramitación, es un buen documento de salida. Aprovecho la oportunidad para felicitar a la ponente, a la señora Aubert, por el gran trabajo que viene realizando. Digo que este informe me parece bueno, porque, por ejemplo, tiene en cuenta las peculiaridades de las diferentes regiones europeas, determina mejor las competencias de cada una de las autoridades y organismos que intervienen en el control de los productos ecológicos, y establece un logotipo único obligatorio, algo en lo que he insistido, además, a lo largo de la tramitación en comisión. En esta línea, también creo que determina que, para poder comercializarse como ecológicos en la Unión Europea, los productos procedentes de terceros países tienen que estar sometidos a unas normas equivalentes a la reglamentación europea. Creo que el informe pretende, en conclusión, promover lo ecológico como una forma de producir y consumir, propiciando la consolidación de este sector en expansión como la élite de nuestra agricultura agraria, pues es en el diferencial de calidad donde la agricultura ecológica encontrará su sello característico. Dicho esto, creo que ahora mismo se nos abre otro debate que hasta hace poco no teníamos presente: se nos plantea la posibilidad de que el Parlamento Europeo adquiera una voz más destacada en la toma de decisiones con un paso más, con el procedimiento de codecisión, solicitando el doble fundamento jurídico para este Reglamento. En principio, quiero decir muy claro que, como fervientes europeos, somos siempre favorables a un mayor poder de decisión para este Parlamento, expresión democrática por excelencia de la Unión Europea; por lo tanto, mañana votaremos en consecuencia. Sin embargo, también me gustaría alertar y recalcar que este Reglamento es una demanda social tanto del sector como de los consumidores, por lo que los pasos posteriores que a partir de mañana debamos decidir no pueden retrasarse mucho más sino que, en aras de la seguridad jurídica de los productores y la confianza de los consumidores, debemos seguir trabajando rápido para disponer de un Reglamento que está reclamando desde hace mucho tiempo el sector europeo y que diferencia esta agricultura claramente ecológica, en aras de la seguridad de los consumidores."@es21
lpv:spokenAs
lpv:translated text
"El sector de la producción ecológica nos demanda –yo diría que nos exige– una reglamentación clara, sencilla, que responda a las necesidades de un mercado en clara expansión. En efecto, el consumidor europeo adquiere cada vez más productos ecológicos y tenemos que establecer cuanto antes un marco adecuado para satisfacer esas necesidades, defendiendo no sólo los intereses de los consumidores sino, a la par, los intereses del sector y los medioambientales en general. Para conseguir este fin, creo que el informe que ahora estamos debatiendo, y que ya lleva sufriendo dificultades desde su tramitación, es un buen documento de salida. Aprovecho la oportunidad para felicitar a la ponente, a la señora Aubert, por el gran trabajo que viene realizando. Digo que este informe me parece bueno, porque, por ejemplo, tiene en cuenta las peculiaridades de las diferentes regiones europeas, determina mejor las competencias de cada una de las autoridades y organismos que intervienen en el control de los productos ecológicos, y establece un logotipo único obligatorio, algo en lo que he insistido, además, a lo largo de la tramitación en comisión. En esta línea, también creo que determina que, para poder comercializarse como ecológicos en la Unión Europea, los productos procedentes de terceros países tienen que estar sometidos a unas normas equivalentes a la reglamentación europea. Creo que el informe pretende, en conclusión, promover lo ecológico como una forma de producir y consumir, propiciando la consolidación de este sector en expansión como la élite de nuestra agricultura agraria, pues es en el diferencial de calidad donde la agricultura ecológica encontrará su sello característico. Dicho esto, creo que ahora mismo se nos abre otro debate que hasta hace poco no teníamos presente: se nos plantea la posibilidad de que el Parlamento Europeo adquiera una voz más destacada en la toma de decisiones con un paso más, con el procedimiento de codecisión, solicitando la doble base jurídica para este Reglamento. En principio, quiero decir muy claro que, como fervientes europeos, somos siempre favorables a un mayor poder de decisión para este Parlamento, expresión democrática por excelencia de la Unión Europea; por lo tanto, mañana votaremos en consecuencia. Sin embargo, también me gustaría alertar y recalcar que este Reglamento es una demanda social tanto del sector como de los consumidores, por lo que los pasos posteriores que a partir de mañana debamos decidir no pueden retrasarse mucho más sino que, en aras de la seguridad jurídica de los productores y la confianza de los consumidores, debemos seguir trabajando rápido para disponer de un Reglamento que está reclamando desde hace mucho tiempo el sector europeo y que diferencia esta agricultura claramente ecológica, en aras de la seguridad de los consumidores."@cs1
"Hr. formand! Sektoren for økologisk produktion beder om - eller snarere forlanger - en klar og enkel lovgivning, der tilgodeser behovene på et marked i klar vækst. Europæerne forbruger stigende mængder økologiske produkter, og vi skal hurtigst muligt indføre passende rammer for at tilgodese disse behov og beskytte ikke kun forbrugernes interesser men også sektorens og miljøets interesser i almindelighed. Med henblik på at nå dette mål er den aktuelle betænkning, der har haft problemer siden forhandlingernes start, et godt startdokument. Jeg vil gerne benytte lejligheden til at lykønske ordføreren fru Aubert med hendes store arbejdsindsats. Efter min mening er det en god betænkning, fordi den f.eks. tager hensyn til de forskellige karakteristiske træk i de forskellige europæiske regioner, den stipulerer bedre kompetencerne hos de enkelte myndigheder og organer, der er involveret i kontrollen med økologiske produkter, og den indfører et logo, hvilket også er noget, som jeg insisterede på under forhandlingen i udvalget. I samme ånd forskriver betænkningen efter min mening også, at tredjelandes produkter for at blive markedsført som økologiske i EU, skal overholde regler svarende til EU-lovgivningen. Afslutningsvis mener jeg, at betænkningen skal fremme økologisk produktion og forbrug og forsøge at konsolidere denne voksende sektor som landbrugets elitesektor, da økologisk landbrug karakteriseres ved produkter af højere kvalitet. Når det så er sagt, starter der efter min mening en ny debat, som vi indtil for nylig ikke har taget højde for. Der åbnes mulighed for, at Europa-Parlamentet får større indflydelse på beslutningstagningen og går et skridt videre ved hjælp af den fælles beslutningstagning, hvilket kræver et dobbelt retsgrundlag for denne forordning. Jeg vil gerne gøre det klart, at vi som passionerede europæere altid går ind for større beslutningsmæssige beføjelser til Parlamentet, der er EU's højeste demokratiske udtryk. Vi vil stemme i overensstemmelse hermed i morgen. Ikke desto mindre vil jeg også understrege, at denne forordning er et socialt krav fra både sektoren og forbrugerne, og at de efterfølgende skridt, som vi skal beslutte os for efter i morgen, ikke skal forsinkes meget længere, men at vi af hensyn til producenternes retssikkerhed og forbrugernes tillid fortsat skal arbejde hurtigt for at få en forordning, som den europæiske sektor har ønsket sig i lang tid, og som klart skiller økologisk landbrug ud af hensyn til forbrugernes sikkerhed."@da2
". Der ökologische Erzeugungssektor erbittet – oder vielmehr fordert – von uns eine klare und einfache gesetzliche Regelung, die den Bedürfnissen eines deutlich wachsenden Marktes entspricht. Die Europäer konsumieren immer mehr ökologische Produkte, und wir müssen schnellstmöglich einen angemessenen Rahmen schaffen, der diesem Bedarf entspricht, wobei wir nicht nur die Interessen der Verbraucher, sondern gleichzeitig auch die der Produzenten und die Umweltinteressen im Allgemeinen schützen müssen. Um dieses Ziel zu erreichen, stellt der jetzt von uns diskutierte Bericht, bei dessen Behandlung es von Anfang Schwierigkeiten gab, ein gutes Ausgangsdokument dar. Ich möchte diese Gelegenheit nutzen, um die Berichterstatterin, Frau Aubert, zu ihrer großartigen Arbeit zu beglückwünschen. Meiner Ansicht nach ist es ein guter Bericht, weil er zum Beispiel die spezifischen Merkmale der verschiedenen europäischen Regionen berücksichtigt, die Zuständigkeiten der einzelnen, an der Kontrolle der ökologischen Produkte beteiligten Behörden und Einrichtungen besser festsetzt und ein verbindliches einheitliches Logo einführt, worauf ich bei den Beratungen im Ausschuss ebenfalls bestanden hatte. Ebenso sieht er meines Erachtens vor, dass für die Erzeugnisse aus Drittländern Vorschriften gelten müssen, die der europäischen Rechtsetzung entsprechen, wenn sie als ökologische Produkte in der Europäischen Union vermarktet werden sollen. Schließlich glaube ich, dass der Bericht darauf gerichtet ist, ökologische Produktionsverfahren und den Öko-Verbrauch zu fördern und diesen im Wachstum begriffenen Sektor als die Elite unserer Landwirtschaft zu konsolidieren, da sich die ökologische Landwirtschaft durch ihre höherwertigen Erzeugnisse auszeichnen soll. Andererseits wird jetzt eine weitere Debatte eröffnet, die wir bis vor kurzem nicht in unsere Überlegungen einbezogen haben: Es eröffnet sich die Möglichkeit, dass das Europäische Parlament ein größeres Mitspracherecht bei Beschlussfassungen erhält und durch das Mitentscheidungsverfahren einen Schritt weiter geht und eine doppelte Rechtsgrundlage für diese Verordnung fordert. Ich möchte ganz deutlich erklären, dass wir als passionierte Europäer stets für größere Beschlussfassungsbefugnisse dieses Parlaments, des höchsten demokratischen Ausdrucks der Europäischen Union, eintreten. Aus diesem Grund werden wir morgen entsprechend abstimmen. Allerdings möchte ich auch betonen, dass diese Verordnung eine soziale Forderung seitens des Sektors und der Verbraucher ist, und deshalb dürfen die folgenden Schritte, über die wir ab morgen entscheiden, nicht länger hinausgezögert werden, sondern wir müssen im Interesse der Rechtssicherheit der Produzenten und des Vertrauens der Verbraucher unsere Arbeit zügig fortsetzen, um eine Verordnung auf den Tisch zu legen, die der europäische Sektor schon seit langem fordert und die diese eindeutig biologische Landwirtschaft kennzeichnet, was der Sicherheit der Verbraucher dient."@de9
"Ο τομέας της βιολογικής παραγωγής μας ζητάει –ή μάλλον απαιτεί από εμάς– σαφή και απλή νομοθεσία η οποία να ανταποκρίνεται στις ανάγκες μιας αγοράς που αυξάνεται συνεχώς. Οι Ευρωπαίοι καταναλώνουν αυξανόμενες ποσότητες βιολογικών προϊόντων και πρέπει να θεσπίσουμε ένα κατάλληλο πλαίσιο το συντομότερο δυνατόν, προκειμένου να ανταποκριθούμε σε αυτές τις ανάγκες, προστατεύοντας τα συμφέροντα όχι μόνο των καταναλωτών αλλά, ταυτόχρονα, και τα συμφέροντα του τομέα και τα περιβαλλοντικά συμφέροντα εν γένει. Προκειμένου να επιτευχθεί αυτός ο στόχος, η έκθεση που συζητάμε αυτήν τη στιγμή και η οποία αντιμετωπίζει δυσκολίες από την αρχή της διαπραγμάτευσής της, είναι ένα καλό έγγραφο αφετηρίας. Θα ήθελα να εκμεταλλευτώ αυτήν την ευκαιρία για να συγχαρώ την εισηγήτρια, κ. Aubert, για το εξαιρετικό έργο που επιτελεί. Λέω ότι πιστεύω πως αυτή είναι μια καλή έκθεση διότι, για παράδειγμα, λαμβάνει υπόψη τα ιδιαίτερα χαρακτηριστικά των διαφορετικών ευρωπαϊκών περιοχών, καθορίζει καλύτερα τις αρμοδιότητες καθεμιάς από τις αρχές και τους οργανισμούς που εμπλέκονται στον έλεγχο των βιολογικών προϊόντων και θεσπίζει ένα ενιαίο υποχρεωτικό λογότυπο, κάτι στο οποίο έχω επιμείνει κατά τη διάρκεια των διαπραγματεύσεων στην επιτροπή. Σε αυτήν την ίδια γραμμή, πιστεύω επίσης ότι ορίζει πως, προκειμένου να διοχετευθούν στην αγορά της Ευρωπαϊκής Ένωσης ως βιολογικά, τα προϊόντα από τρίτες χώρες πρέπει να υπόκεινται σε κανονισμούς ισότιμους της ευρωπαϊκής νομοθεσίας. Εν κατακλείδι, πιστεύω ότι η έκθεση στοχεύει στην προώθηση της βιολογικής παραγωγής και κατανάλωσης, επιδιώκοντας να εδραιώσει αυτόν τον αναπτυσσόμενο τομέα ως την ελίτ της γεωργίας μας, καθώς η βιολογική γεωργία χαρακτηρίζεται από προϊόντα υψηλής ποιότητας. Κατόπιν αυτού, πιστεύω ότι ανοίγει τώρα μια άλλη συζήτηση που δεν είχαμε λάβει υπόψη μέχρι πρόσφατα: προτείνεται η πιθανότητα να αποκτήσει το Ευρωπαϊκό Κοινοβούλιο μεγαλύτερο λόγο στη λήψη των αποφάσεων, κάνοντας ένα βήμα παραπάνω μέσω της διαδικασίας συναπόφασης, ζητώντας μια διπλή νομική βάση για αυτόν τον κανονισμό. Θα ήθελα να καταστήσω σαφές ότι, ως ένθερμοι Ευρωπαίοι, είμαστε πάντα υπέρ μεγαλύτερων εξουσιών λήψης αποφάσεων για το Κοινοβούλιο, που είναι η ύψιστη δημοκρατική έκφραση της Ευρωπαϊκής Ένωσης. Επομένως, θα ψηφίσουμε αναλόγως αύριο. Ωστόσο, θα ήθελα επίσης να υπογραμμίσω ότι αυτός ο κανονισμός είναι κοινωνική απαίτηση τόσο του τομέα όσο και των καταναλωτών, και επομένως τα επακόλουθα βήματα που θα πρέπει να αποφασίσουμε μετά την αυριανή μέρα δεν πρέπει να καθυστερήσουν περισσότερο, αλλά αντίθετα, προς όφελος της νομικής ασφάλειας των παραγωγών και της εμπιστοσύνης των καταναλωτών, πρέπει να συνεχίσουμε να εργαζόμαστε γρήγορα προκειμένου να έχουμε έναν κανονισμό που ο ευρωπαϊκός τομέας ζητά εδώ και πολύ καιρό και ο οποίος διαχωρίζει αυτήν την καθαρά βιολογική γεωργία, για χάρη της ασφάλειας των καταναλωτών."@el10
". The organic production sector is asking us for – or rather demanding of us – clear and simple legislation that responds to the needs of a market that is clearly growing. Europeans are consuming increasing quantities of organic products and we must establish an appropriate framework as soon as possible in order to meet those needs, protecting the interests not just of consumers but also, at the same time, the interests of the sector and environmental interests in general. With a view to achieving that objective, the report that we are currently debating and which has been facing difficulties since its negotiation, is a good starting document. I would like to take this opportunity to congratulate the rapporteur, Mrs Aubert, on the great work she has been doing. I say that I believe this to be a good report because, for example, it takes account of the specific characteristics of the different European regions, it better stipulates the competences of each of the authorities and bodies involved in the control of organic products and it establishes a single obligatory logo, which is also something that I have insisted on during the negotiation in committee. In this same vein, I also believe that it stipulates that, in order to be marketed as organic in the European Union, products from third countries must conform to rules equivalent to the European legislation. In conclusion, I believe that the report is intended to promote organic production and consumption, seeking to consolidate this growing sector as the élite sector of our agriculture, since organic agriculture is destined to be characterised by its higher quality products. Having said that, I believe that another debate is now opening up which until recently we had not taken into account: the possibility is being proposed of the European Parliament acquiring more of a say in decision making, taking a step further by means of the codecision procedure, calling for a twin legal basis for this Regulation. I would like to make it clear that, as passionate Europeans, we are always in favour of greater decision-making powers for this Parliament, which is the European Union’s highest democratic expression. We will therefore vote accordingly tomorrow. Nevertheless, I would also like to stress that this Regulation is a social demand both from the sector and from consumers, and therefore the subsequent steps that we must decide upon after tomorrow must not be delayed much longer, but rather, for the sake of the legal certainty of producers and the confidence of consumers, we must continue to work quickly in order that we may have a Regulation that the European sector has been calling for for a long time and which distinguishes this clearly organic agriculture, for the sake of consumer safety."@en4
"El sector de la producción ecológica nos demanda –yo diría que nos exige– una reglamentación clara, sencilla, que responda a las necesidades de un mercado en clara expansión. En efecto, el consumidor europeo adquiere cada vez más productos ecológicos y tenemos que establecer cuanto antes un marco adecuado para satisfacer esas necesidades, defendiendo no sólo los intereses de los consumidores sino, a la par, los intereses del sector y los medioambientales en general. Para conseguir este fin, creo que el informe que ahora estamos debatiendo, y que ya lleva sufriendo dificultades desde su tramitación, es un buen documento de salida. Aprovecho la oportunidad para felicitar a la ponente, a la señora Aubert, por el gran trabajo que viene realizando. Digo que este informe me parece bueno, porque, por ejemplo, tiene en cuenta las peculiaridades de las diferentes regiones europeas, determina mejor las competencias de cada una de las autoridades y organismos que intervienen en el control de los productos ecológicos, y establece un logotipo único obligatorio, algo en lo que he insistido, además, a lo largo de la tramitación en comisión. En esta línea, también creo que determina que, para poder comercializarse como ecológicos en la Unión Europea, los productos procedentes de terceros países tienen que estar sometidos a unas normas equivalentes a la reglamentación europea. Creo que el informe pretende, en conclusión, promover lo ecológico como una forma de producir y consumir, propiciando la consolidación de este sector en expansión como la élite de nuestra agricultura agraria, pues es en el diferencial de calidad donde la agricultura ecológica encontrará su sello característico. Dicho esto, creo que ahora mismo se nos abre otro debate que hasta hace poco no teníamos presente: se nos plantea la posibilidad de que el Parlamento Europeo adquiera una voz más destacada en la toma de decisiones con un paso más, con el procedimiento de codecisión, solicitando la doble base jurídica para este Reglamento. En principio, quiero decir muy claro que, como fervientes europeos, somos siempre favorables a un mayor poder de decisión para este Parlamento, expresión democrática por excelencia de la Unión Europea; por lo tanto, mañana votaremos en consecuencia. Sin embargo, también me gustaría alertar y recalcar que este Reglamento es una demanda social tanto del sector como de los consumidores, por lo que los pasos posteriores que a partir de mañana debamos decidir no pueden retrasarse mucho más sino que, en aras de la seguridad jurídica de los productores y la confianza de los consumidores, debemos seguir trabajando rápido para disponer de un Reglamento que está reclamando desde hace mucho tiempo el sector europeo y que diferencia esta agricultura claramente ecológica, en aras de la seguridad de los consumidores."@et5
". Luomuala pyytää, tai pikemminkin vaatii, meiltä selkeää ja yksinkertaista lainsäädäntöä, joka vastaa selvästi kasvavien markkinoiden tarpeita. Eurooppalaiset kuluttavat yhä enemmän luomutuotteita, ja meidän on luotava mahdollisimman pian asianmukainen kehys täyttääksemme nämä tarpeet, samalla kun suojelemme paitsi kuluttajien etuja myös samanaikaisesti luomualan etuja ja ympäristön etua yleensä. Tämän tavoitteen saavuttamista silmällä pitäen mietintö, josta parhaillaan keskustelemme ja joka on kohdannut vaikeuksia siitä käydyistä neuvotteluista lähtien, on hyvä lähtökohta. Haluan käyttää tätä tilaisuutta onnitellakseni esittelijä Aubertia erinomaisesta työstä, jota hän on tehnyt. Käsiteltävänä oleva mietintö on mielestäni hyvä, koska siinä esimerkiksi otetaan huomioon EU:n eri alueiden erityispiirteet, määritetään paremmin luomutuotteiden valvontaan osallistuvien viranomaisten ja elinten toimivaltuudet ja otetaan käyttöön yksi pakollinen tunnus, jota olen myös vaatinut valiokunnassa käydyissä neuvotteluissa. Samoin mietinnössä käsittääkseni myös todetaan, että jotta kolmansista maista tuotavia tuotteita voidaan myydä Euroopan unionissa luonnonmukaisina, näiden tuotteiden on oltava EU:n lainsäädäntöä vastaavien sääntöjen mukaisia. Lopuksi katson, että mietintö on tarkoitettu edistämään luonnonmukaista tuotantoa ja luonnonmukaisten tuotteiden kulutusta ja että sillä pyritään lujittamaan tämän kasvavan alan asemaa maataloutemme eliittiin kuuluvana alana, koska luonnonmukaiselle tuotannolle ovat jo lähtökohtaisesti tunnusomaista laadukkaammat tuotteet. Katson kuitenkin, että nyt on käynnistymässä toinen keskustelu, jota emme olleet ottaneet huomioon aivan viime aikoihin saakka. Nyt nimittäin ehdotetaan mahdollisuutta, että Euroopan parlamentti saisi enemmän sananvaltaa päätöksenteossa, ottaisi yhden askeleen eteenpäin yhteispäätösmenettelyn avulla ja vaatisi kaksinkertaista oikeusperustaa tälle asetukselle. Haluan tehdä selväksi, että kiihkeinä EU:n puolestapuhujina kannatamme aina suurempien päätöksentekovaltuuksien antamista Euroopan parlamentille, joka on Euroopan unionin korkein demokraattinen ilmentymä. Äänestämme näin ollen vastaavasti huomenna. Haluan kuitenkin myös korostaa, että tätä asetusta ovat vaatineet sekä luomuala että kuluttajat, joten tulevia toimia, joista meidän on päätettävä huomisen jälkeen, ei saa viivyttää enää kovin pitkään. Tuottajien oikeusvarmuuden ja kuluttajien luottamuksen tähden meidän on pikemminkin jatkettava työtä nopeasti, jotta saamme asetuksen, jota EU:n luomuala on vaatinut pitkään ja jolla erotetaan tämä selkeästi luonnonmukainen tuotanto muista maataloustuotannon aloista kuluttajien turvallisuuden vuoksi."@fi7
". Le secteur de la production biologique nous demande - ou plutôt nous somme - d’adopter une législation claire et simple qui réponde aux besoins d’un marché en nette expansion. Les Européens consomment des quantités croissantes de produits biologiques et nous devons instaurer au plus vite un cadre approprié pour répondre à leurs besoins, en protégeant les intérêts des consommateurs mais aussi ceux du secteur et de l’environnement en général. Pour réaliser cet objectif, le rapport dont nous débattons aujourd’hui, qui a rencontré des difficultés depuis son examen, est un bon document de départ. Je voudrais profiter de cette occasion pour féliciter la rapporteure, Mme Aubert, pour son excellent travail. Il s’agit selon moi d’un rapport judicieux, car il prend en considération les spécificités des différentes régions d’Europe, définit plus clairement les compétences de chaque autorité et de chaque organe intervenant dans le contrôle des produits biologiques, et instaure un logo commun obligatoire, un aspect sur lequel j’ai insisté au cours des négociations en commission. Dans le même ordre d’idées, il stipule que les produits provenant des pays tiers doivent se conformer à des règles équivalentes à la législation européenne pour pouvoir être commercialisés dans l’Union européenne sous le label bio. En conclusion, je considère que ce rapport vise à promouvoir la production et la consommation de produits biologiques en cherchant à consolider ce secteur en expansion pour en faire le secteur d’élite de notre agriculture, puisque l’agriculture biologique sera caractérisée par la qualité supérieure de ses produits. Ceci étant dit, je pense que s’ouvre aujourd’hui un autre débat qui avait été gardé sous le boisseau jusqu’il y a peu: le Parlement européen pourrait acquérir plus de pouvoir dans la prise de décision, d’où la possibilité de réaliser une avancée supplémentaire par le biais de la procédure de codécision et la nécessité d’établir une double base juridique pour ce règlement. Je voudrais préciser que nous sommes, en tant qu’Européens passionnés, toujours favorables à un accroissement du pouvoir de décision de ce Parlement, qui représente le principal organe d’expression démocratique de l’Union européenne. Nous voterons demain en conséquence. Toutefois, je voudrais également souligner que ce règlement est une demande sociale émanant à la fois du secteur et des consommateurs, d’où l’importance de ne pas différer plus longtemps les mesures que nous devrons prendre après le vote de demain. Afin de garantir la certitude juridique des producteurs et la confiance des consommateurs, nous devons continuer à travailler rapidement à l’adoption d’un règlement que le secteur européen demande depuis longtemps et qui distingue clairement l’agriculture vraiment biologique, dans l’intérêt de la sécurité des consommateurs."@fr8
"El sector de la producción ecológica nos demanda –yo diría que nos exige– una reglamentación clara, sencilla, que responda a las necesidades de un mercado en clara expansión. En efecto, el consumidor europeo adquiere cada vez más productos ecológicos y tenemos que establecer cuanto antes un marco adecuado para satisfacer esas necesidades, defendiendo no sólo los intereses de los consumidores sino, a la par, los intereses del sector y los medioambientales en general. Para conseguir este fin, creo que el informe que ahora estamos debatiendo, y que ya lleva sufriendo dificultades desde su tramitación, es un buen documento de salida. Aprovecho la oportunidad para felicitar a la ponente, a la señora Aubert, por el gran trabajo que viene realizando. Digo que este informe me parece bueno, porque, por ejemplo, tiene en cuenta las peculiaridades de las diferentes regiones europeas, determina mejor las competencias de cada una de las autoridades y organismos que intervienen en el control de los productos ecológicos, y establece un logotipo único obligatorio, algo en lo que he insistido, además, a lo largo de la tramitación en comisión. En esta línea, también creo que determina que, para poder comercializarse como ecológicos en la Unión Europea, los productos procedentes de terceros países tienen que estar sometidos a unas normas equivalentes a la reglamentación europea. Creo que el informe pretende, en conclusión, promover lo ecológico como una forma de producir y consumir, propiciando la consolidación de este sector en expansión como la élite de nuestra agricultura agraria, pues es en el diferencial de calidad donde la agricultura ecológica encontrará su sello característico. Dicho esto, creo que ahora mismo se nos abre otro debate que hasta hace poco no teníamos presente: se nos plantea la posibilidad de que el Parlamento Europeo adquiera una voz más destacada en la toma de decisiones con un paso más, con el procedimiento de codecisión, solicitando la doble base jurídica para este Reglamento. En principio, quiero decir muy claro que, como fervientes europeos, somos siempre favorables a un mayor poder de decisión para este Parlamento, expresión democrática por excelencia de la Unión Europea; por lo tanto, mañana votaremos en consecuencia. Sin embargo, también me gustaría alertar y recalcar que este Reglamento es una demanda social tanto del sector como de los consumidores, por lo que los pasos posteriores que a partir de mañana debamos decidir no pueden retrasarse mucho más sino que, en aras de la seguridad jurídica de los productores y la confianza de los consumidores, debemos seguir trabajando rápido para disponer de un Reglamento que está reclamando desde hace mucho tiempo el sector europeo y que diferencia esta agricultura claramente ecológica, en aras de la seguridad de los consumidores."@hu11
"Il settore della produzione biologica ci chiede – direi piuttosto esige – una regolamentazione chiara e semplice, che risponda alle necessità di un mercato in netta espansione. Gli europei consumano sempre più prodotti biologici, e dobbiamo creare al più presto un quadro adeguato per soddisfare queste necessità, difendendo non solo gli interessi dei consumatori ma anche, al contempo, gli interessi del settore e quelli ambientali in generale. Per raggiungere questo obiettivo, la relazione che stiamo discutendo e che ha incontrato difficoltà sin dalla fase negoziale è un buon documento di partenza. Colgo l’opportunità per congratularmi con la relatrice, onorevole Aubert, per il grande lavoro svolto. Dico che questa mi sembra essere una buona relazione perché, ad esempio, tiene conto delle caratteristiche specifiche delle diverse regioni europee, definisce meglio le competenze di ciascuna delle autorità e degli organismi coinvolti nel controllo dei prodotti biologici e stabilisce un unico logo obbligatorio, punto su cui ho insistito durante i negoziati in commissione. Su questa stessa linea credo anche che sancisca che, per poter essere commercializzati con il nome di biologico nell’Unione europea, i prodotti provenienti dai paesi terzi debbano sottostare a norme equivalenti alla normativa europea. In definitiva, credo che la relazione intenda promuovere il biologico come forma di produzione e di consumo, cercando di consolidare questo comparto in crescita come settore elitario della nostra agricoltura, poiché l’agricoltura biologica è destinata a essere caratterizzata da prodotti di maggiore qualità. Detto questo, credo si stia aprendo un altro dibattito che, sino a poco tempo fa, non era stato preso in considerazione: ci propongono la possibilità che il Parlamento europeo abbia più voce in capitolo nel processo decisionale, facendo un passo avanti con la procedura di codecisione, sollecitando una doppia base giuridica per questo regolamento. Dico molto chiaramente che, come europeisti convinti, siamo sempre favorevoli a maggiori poteri decisionali per questo Parlamento, espressione democratica per eccellenza dell’Unione europea. Domani, pertanto, voteremo di conseguenza. Tuttavia, vorrei anche sottolineare che questo regolamento è un’istanza sociale sia del settore sia dei consumatori. Pertanto, i passi successivi che dovremo decidere a partire da domani non devono essere procrastinati ancora a lungo; al contrario, per garantire la sicurezza giuridica dei produttori e la fiducia dei consumatori, dobbiamo continuare a lavorare rapidamente allo scopo di disporre di un regolamento che il settore europeo reclama da molto tempo e che differenzia questa agricoltura chiaramente biologica, per il bene della sicurezza dei consumatori."@it12
"El sector de la producción ecológica nos demanda –yo diría que nos exige– una reglamentación clara, sencilla, que responda a las necesidades de un mercado en clara expansión. En efecto, el consumidor europeo adquiere cada vez más productos ecológicos y tenemos que establecer cuanto antes un marco adecuado para satisfacer esas necesidades, defendiendo no sólo los intereses de los consumidores sino, a la par, los intereses del sector y los medioambientales en general. Para conseguir este fin, creo que el informe que ahora estamos debatiendo, y que ya lleva sufriendo dificultades desde su tramitación, es un buen documento de salida. Aprovecho la oportunidad para felicitar a la ponente, a la señora Aubert, por el gran trabajo que viene realizando. Digo que este informe me parece bueno, porque, por ejemplo, tiene en cuenta las peculiaridades de las diferentes regiones europeas, determina mejor las competencias de cada una de las autoridades y organismos que intervienen en el control de los productos ecológicos, y establece un logotipo único obligatorio, algo en lo que he insistido, además, a lo largo de la tramitación en comisión. En esta línea, también creo que determina que, para poder comercializarse como ecológicos en la Unión Europea, los productos procedentes de terceros países tienen que estar sometidos a unas normas equivalentes a la reglamentación europea. Creo que el informe pretende, en conclusión, promover lo ecológico como una forma de producir y consumir, propiciando la consolidación de este sector en expansión como la élite de nuestra agricultura agraria, pues es en el diferencial de calidad donde la agricultura ecológica encontrará su sello característico. Dicho esto, creo que ahora mismo se nos abre otro debate que hasta hace poco no teníamos presente: se nos plantea la posibilidad de que el Parlamento Europeo adquiera una voz más destacada en la toma de decisiones con un paso más, con el procedimiento de codecisión, solicitando la doble base jurídica para este Reglamento. En principio, quiero decir muy claro que, como fervientes europeos, somos siempre favorables a un mayor poder de decisión para este Parlamento, expresión democrática por excelencia de la Unión Europea; por lo tanto, mañana votaremos en consecuencia. Sin embargo, también me gustaría alertar y recalcar que este Reglamento es una demanda social tanto del sector como de los consumidores, por lo que los pasos posteriores que a partir de mañana debamos decidir no pueden retrasarse mucho más sino que, en aras de la seguridad jurídica de los productores y la confianza de los consumidores, debemos seguir trabajando rápido para disponer de un Reglamento que está reclamando desde hace mucho tiempo el sector europeo y que diferencia esta agricultura claramente ecológica, en aras de la seguridad de los consumidores."@lt14
"El sector de la producción ecológica nos demanda –yo diría que nos exige– una reglamentación clara, sencilla, que responda a las necesidades de un mercado en clara expansión. En efecto, el consumidor europeo adquiere cada vez más productos ecológicos y tenemos que establecer cuanto antes un marco adecuado para satisfacer esas necesidades, defendiendo no sólo los intereses de los consumidores sino, a la par, los intereses del sector y los medioambientales en general. Para conseguir este fin, creo que el informe que ahora estamos debatiendo, y que ya lleva sufriendo dificultades desde su tramitación, es un buen documento de salida. Aprovecho la oportunidad para felicitar a la ponente, a la señora Aubert, por el gran trabajo que viene realizando. Digo que este informe me parece bueno, porque, por ejemplo, tiene en cuenta las peculiaridades de las diferentes regiones europeas, determina mejor las competencias de cada una de las autoridades y organismos que intervienen en el control de los productos ecológicos, y establece un logotipo único obligatorio, algo en lo que he insistido, además, a lo largo de la tramitación en comisión. En esta línea, también creo que determina que, para poder comercializarse como ecológicos en la Unión Europea, los productos procedentes de terceros países tienen que estar sometidos a unas normas equivalentes a la reglamentación europea. Creo que el informe pretende, en conclusión, promover lo ecológico como una forma de producir y consumir, propiciando la consolidación de este sector en expansión como la élite de nuestra agricultura agraria, pues es en el diferencial de calidad donde la agricultura ecológica encontrará su sello característico. Dicho esto, creo que ahora mismo se nos abre otro debate que hasta hace poco no teníamos presente: se nos plantea la posibilidad de que el Parlamento Europeo adquiera una voz más destacada en la toma de decisiones con un paso más, con el procedimiento de codecisión, solicitando la doble base jurídica para este Reglamento. En principio, quiero decir muy claro que, como fervientes europeos, somos siempre favorables a un mayor poder de decisión para este Parlamento, expresión democrática por excelencia de la Unión Europea; por lo tanto, mañana votaremos en consecuencia. Sin embargo, también me gustaría alertar y recalcar que este Reglamento es una demanda social tanto del sector como de los consumidores, por lo que los pasos posteriores que a partir de mañana debamos decidir no pueden retrasarse mucho más sino que, en aras de la seguridad jurídica de los productores y la confianza de los consumidores, debemos seguir trabajando rápido para disponer de un Reglamento que está reclamando desde hace mucho tiempo el sector europeo y que diferencia esta agricultura claramente ecológica, en aras de la seguridad de los consumidores."@lv13
"El sector de la producción ecológica nos demanda –yo diría que nos exige– una reglamentación clara, sencilla, que responda a las necesidades de un mercado en clara expansión. En efecto, el consumidor europeo adquiere cada vez más productos ecológicos y tenemos que establecer cuanto antes un marco adecuado para satisfacer esas necesidades, defendiendo no sólo los intereses de los consumidores sino, a la par, los intereses del sector y los medioambientales en general. Para conseguir este fin, creo que el informe que ahora estamos debatiendo, y que ya lleva sufriendo dificultades desde su tramitación, es un buen documento de salida. Aprovecho la oportunidad para felicitar a la ponente, a la señora Aubert, por el gran trabajo que viene realizando. Digo que este informe me parece bueno, porque, por ejemplo, tiene en cuenta las peculiaridades de las diferentes regiones europeas, determina mejor las competencias de cada una de las autoridades y organismos que intervienen en el control de los productos ecológicos, y establece un logotipo único obligatorio, algo en lo que he insistido, además, a lo largo de la tramitación en comisión. En esta línea, también creo que determina que, para poder comercializarse como ecológicos en la Unión Europea, los productos procedentes de terceros países tienen que estar sometidos a unas normas equivalentes a la reglamentación europea. Creo que el informe pretende, en conclusión, promover lo ecológico como una forma de producir y consumir, propiciando la consolidación de este sector en expansión como la élite de nuestra agricultura agraria, pues es en el diferencial de calidad donde la agricultura ecológica encontrará su sello característico. Dicho esto, creo que ahora mismo se nos abre otro debate que hasta hace poco no teníamos presente: se nos plantea la posibilidad de que el Parlamento Europeo adquiera una voz más destacada en la toma de decisiones con un paso más, con el procedimiento de codecisión, solicitando la doble base jurídica para este Reglamento. En principio, quiero decir muy claro que, como fervientes europeos, somos siempre favorables a un mayor poder de decisión para este Parlamento, expresión democrática por excelencia de la Unión Europea; por lo tanto, mañana votaremos en consecuencia. Sin embargo, también me gustaría alertar y recalcar que este Reglamento es una demanda social tanto del sector como de los consumidores, por lo que los pasos posteriores que a partir de mañana debamos decidir no pueden retrasarse mucho más sino que, en aras de la seguridad jurídica de los productores y la confianza de los consumidores, debemos seguir trabajando rápido para disponer de un Reglamento que está reclamando desde hace mucho tiempo el sector europeo y que diferencia esta agricultura claramente ecológica, en aras de la seguridad de los consumidores."@mt15
". De biologische landbouw vraagt van ons – ik zou zelfs zeggen eist van ons – duidelijke, eenvoudige regelgeving die beantwoordt aan de behoeften van een duidelijk groeiende markt. De Europese consument koopt steeds vaker biologische producten en we moeten zo snel mogelijk een adequaat kader scheppen voor de bevrediging van die behoefte, waarbij niet alleen rekening wordt gehouden met de belangen van de consumenten, maar tegelijk ook met die van de sector en van het milieu in het algemeen. Het verslag waarover we vandaag debatteren en dat al vanaf het begin van de onderhandelingen met moeilijkheden kampt, vormt daarvoor een goed uitgangsdocument. Ik maak van de gelegenheid gebruik om de rapporteur, mevrouw Aubert, te feliciteren met het uitstekende werk dat zij heeft verricht. Ik zeg dat dit een goed document is omdat er bijvoorbeeld rekening in wordt gehouden met de bijzondere kenmerken van de verschillende Europese regio’s, omdat de bevoegdheden van de verschillende autoriteiten en organen die de biologische producten moeten controleren beter worden afgebakend en omdat het gebruik van één verplicht logo wordt voorgesteld, iets waarop ik ook heb aangedrongen tijdens de behandeling in de commissie. Ook wordt in het verslag bepaald dat producten uit derde landen die in de Europese Unie als biologische producten op de markt worden gebracht, aan normen moeten voldoen die gelijkwaardig zijn aan de Europese regelgeving. Kortom, ik denk dat met dit verslag wordt beoogd om de biologische productie en consumptie te bevorderen en deze groeiende sector te consolideren als de elite van onze landbouw, want het is het verschil in kwaliteit dat het onderscheidende kenmerk van de biologische landbouw zal moeten vormen. Dit gezegd hebbende, denk ik dat we nu in een nieuw debat terechtkomen waar we tot voor kort nog geen rekening mee hadden gehouden: nu wordt de mogelijkheid geopperd om het Europees Parlement een grotere stem te geven in de besluitvorming, door een stap verder te gaan en de medebeslissingsprocedure van toepassing te laten worden, ofwel door te vragen om een dubbele rechtsgrondslag voor deze verordening. Ik wil heel duidelijk zeggen dat wij als fervente Europeanen in principe altijd voorstander zijn van een grotere beslissingsbevoegdheid voor dit Parlement, dat bij uitstek de uitdrukking van de democratische beginselen van de Europese Unie is; vandaar dat wij morgen dienovereenkomstig zullen stemmen. Ik wil er echter ook op wijzen en beklemtonen dat deze verordening een maatschappelijke eis is vanuit de sector en de consumenten, waardoor de stappen waarover we vanaf morgen besluiten moeten gaan nemen niet te lang op zich mogen laten wachten, en dat we ten behoeve van de rechtszekerheid van de producenten en van het consumentenvertrouwen tempo zullen moeten maken, zodat we snel over een verordening beschikken die al heel lang door de Europese sector wordt geëist en waarmee deze biologische landbouw zich kan onderscheiden, ten behoeve van de veiligheid van de consumenten."@nl3
"El sector de la producción ecológica nos demanda –yo diría que nos exige– una reglamentación clara, sencilla, que responda a las necesidades de un mercado en clara expansión. En efecto, el consumidor europeo adquiere cada vez más productos ecológicos y tenemos que establecer cuanto antes un marco adecuado para satisfacer esas necesidades, defendiendo no sólo los intereses de los consumidores sino, a la par, los intereses del sector y los medioambientales en general. Para conseguir este fin, creo que el informe que ahora estamos debatiendo, y que ya lleva sufriendo dificultades desde su tramitación, es un buen documento de salida. Aprovecho la oportunidad para felicitar a la ponente, a la señora Aubert, por el gran trabajo que viene realizando. Digo que este informe me parece bueno, porque, por ejemplo, tiene en cuenta las peculiaridades de las diferentes regiones europeas, determina mejor las competencias de cada una de las autoridades y organismos que intervienen en el control de los productos ecológicos, y establece un logotipo único obligatorio, algo en lo que he insistido, además, a lo largo de la tramitación en comisión. En esta línea, también creo que determina que, para poder comercializarse como ecológicos en la Unión Europea, los productos procedentes de terceros países tienen que estar sometidos a unas normas equivalentes a la reglamentación europea. Creo que el informe pretende, en conclusión, promover lo ecológico como una forma de producir y consumir, propiciando la consolidación de este sector en expansión como la élite de nuestra agricultura agraria, pues es en el diferencial de calidad donde la agricultura ecológica encontrará su sello característico. Dicho esto, creo que ahora mismo se nos abre otro debate que hasta hace poco no teníamos presente: se nos plantea la posibilidad de que el Parlamento Europeo adquiera una voz más destacada en la toma de decisiones con un paso más, con el procedimiento de codecisión, solicitando la doble base jurídica para este Reglamento. En principio, quiero decir muy claro que, como fervientes europeos, somos siempre favorables a un mayor poder de decisión para este Parlamento, expresión democrática por excelencia de la Unión Europea; por lo tanto, mañana votaremos en consecuencia. Sin embargo, también me gustaría alertar y recalcar que este Reglamento es una demanda social tanto del sector como de los consumidores, por lo que los pasos posteriores que a partir de mañana debamos decidir no pueden retrasarse mucho más sino que, en aras de la seguridad jurídica de los productores y la confianza de los consumidores, debemos seguir trabajando rápido para disponer de un Reglamento que está reclamando desde hace mucho tiempo el sector europeo y que diferencia esta agricultura claramente ecológica, en aras de la seguridad de los consumidores."@pl16
"O sector da produção biológica pede-nos – ou melhor, exige-nos – legislação clara e simples que responda às necessidades de um mercado em clara expansão. Os Europeus consomem cada vez mais produtos biológicos e temos de estabelecer com a maior brevidade possível um quadro adequado para satisfazer essas necessidades, protegendo não só os interesses dos consumidores, mas também, simultaneamente, os interesses do sector e os interesses do ambiente em geral. A fim de atingir esse objectivo, o relatório que agora debatemos e que tem vindo a deparar-se com dificuldades desde a sua negociação constitui um bom documento de partida. Gostaria de aproveitar esta oportunidade para felicitar a relatora, a senhora deputada Aubert, pelo notável trabalho que tem desenvolvido. Digo que este relatório me parece ser um bom documento porque, por exemplo, ele tem em conta as características específicas das diferentes regiões europeias, define melhor as competências de cada uma das autoridades e organismos envolvidos no controlo dos produtos biológicos e estabelece um logótipo único obrigatório – algo em que eu insisti também durante a negociação em comissão. Nesta mesma linha, penso também que o relatório determina que, para serem comercializados como biológicos na União Europeia, os produtos provenientes de países terceiros têm de cumprir regras equivalentes às estabelecidas na legislação europeia. Concluindo, julgo que o relatório se destina a promover a produção biológica e o consumo, procurando consolidar este sector em expansão como a elite da nossa agricultura, visto que a agricultura biológica está destinada a caracterizar-se pelos seus produtos de maior qualidade. Dito isto, penso que neste momento se está abrir outro debate com o qual até há pouco não tínhamos contado: é-nos proposta a possibilidade de o Parlamento adquirir uma voz mais activa na tomada de decisões, avançando mais um passo através do processo de co-decisão, solicitando uma dupla base jurídica para este Regulamento. Gostaria de deixar claro que, enquanto Europeus fervorosos, somos sempre favoráveis a um maior poder decisório por parte deste Parlamento, que é a expressão democrática por excelência da União Europeia, pelo que amanhã iremos votar em conformidade. No entanto, gostaria de realçar também que este Regulamento constitui uma exigência social, tanto do sector como dos consumidores, pelo que os passos subsequentes que vamos ter de decidir a partir de amanhã não podem ser protelados por muito mais tempo e, em prol da certeza jurídica dos produtores e da confiança dos consumidores, temos de continuar a trabalhar rapidamente para que possamos ter um Regulamento que o sector europeu já vem reclamando há muito e que diferencia esta agricultura claramente biológica no interesse da segurança dos consumidores."@pt17
"El sector de la producción ecológica nos demanda –yo diría que nos exige– una reglamentación clara, sencilla, que responda a las necesidades de un mercado en clara expansión. En efecto, el consumidor europeo adquiere cada vez más productos ecológicos y tenemos que establecer cuanto antes un marco adecuado para satisfacer esas necesidades, defendiendo no sólo los intereses de los consumidores sino, a la par, los intereses del sector y los medioambientales en general. Para conseguir este fin, creo que el informe que ahora estamos debatiendo, y que ya lleva sufriendo dificultades desde su tramitación, es un buen documento de salida. Aprovecho la oportunidad para felicitar a la ponente, a la señora Aubert, por el gran trabajo que viene realizando. Digo que este informe me parece bueno, porque, por ejemplo, tiene en cuenta las peculiaridades de las diferentes regiones europeas, determina mejor las competencias de cada una de las autoridades y organismos que intervienen en el control de los productos ecológicos, y establece un logotipo único obligatorio, algo en lo que he insistido, además, a lo largo de la tramitación en comisión. En esta línea, también creo que determina que, para poder comercializarse como ecológicos en la Unión Europea, los productos procedentes de terceros países tienen que estar sometidos a unas normas equivalentes a la reglamentación europea. Creo que el informe pretende, en conclusión, promover lo ecológico como una forma de producir y consumir, propiciando la consolidación de este sector en expansión como la élite de nuestra agricultura agraria, pues es en el diferencial de calidad donde la agricultura ecológica encontrará su sello característico. Dicho esto, creo que ahora mismo se nos abre otro debate que hasta hace poco no teníamos presente: se nos plantea la posibilidad de que el Parlamento Europeo adquiera una voz más destacada en la toma de decisiones con un paso más, con el procedimiento de codecisión, solicitando la doble base jurídica para este Reglamento. En principio, quiero decir muy claro que, como fervientes europeos, somos siempre favorables a un mayor poder de decisión para este Parlamento, expresión democrática por excelencia de la Unión Europea; por lo tanto, mañana votaremos en consecuencia. Sin embargo, también me gustaría alertar y recalcar que este Reglamento es una demanda social tanto del sector como de los consumidores, por lo que los pasos posteriores que a partir de mañana debamos decidir no pueden retrasarse mucho más sino que, en aras de la seguridad jurídica de los productores y la confianza de los consumidores, debemos seguir trabajando rápido para disponer de un Reglamento que está reclamando desde hace mucho tiempo el sector europeo y que diferencia esta agricultura claramente ecológica, en aras de la seguridad de los consumidores."@ro18
"El sector de la producción ecológica nos demanda –yo diría que nos exige– una reglamentación clara, sencilla, que responda a las necesidades de un mercado en clara expansión. En efecto, el consumidor europeo adquiere cada vez más productos ecológicos y tenemos que establecer cuanto antes un marco adecuado para satisfacer esas necesidades, defendiendo no sólo los intereses de los consumidores sino, a la par, los intereses del sector y los medioambientales en general. Para conseguir este fin, creo que el informe que ahora estamos debatiendo, y que ya lleva sufriendo dificultades desde su tramitación, es un buen documento de salida. Aprovecho la oportunidad para felicitar a la ponente, a la señora Aubert, por el gran trabajo que viene realizando. Digo que este informe me parece bueno, porque, por ejemplo, tiene en cuenta las peculiaridades de las diferentes regiones europeas, determina mejor las competencias de cada una de las autoridades y organismos que intervienen en el control de los productos ecológicos, y establece un logotipo único obligatorio, algo en lo que he insistido, además, a lo largo de la tramitación en comisión. En esta línea, también creo que determina que, para poder comercializarse como ecológicos en la Unión Europea, los productos procedentes de terceros países tienen que estar sometidos a unas normas equivalentes a la reglamentación europea. Creo que el informe pretende, en conclusión, promover lo ecológico como una forma de producir y consumir, propiciando la consolidación de este sector en expansión como la élite de nuestra agricultura agraria, pues es en el diferencial de calidad donde la agricultura ecológica encontrará su sello característico. Dicho esto, creo que ahora mismo se nos abre otro debate que hasta hace poco no teníamos presente: se nos plantea la posibilidad de que el Parlamento Europeo adquiera una voz más destacada en la toma de decisiones con un paso más, con el procedimiento de codecisión, solicitando la doble base jurídica para este Reglamento. En principio, quiero decir muy claro que, como fervientes europeos, somos siempre favorables a un mayor poder de decisión para este Parlamento, expresión democrática por excelencia de la Unión Europea; por lo tanto, mañana votaremos en consecuencia. Sin embargo, también me gustaría alertar y recalcar que este Reglamento es una demanda social tanto del sector como de los consumidores, por lo que los pasos posteriores que a partir de mañana debamos decidir no pueden retrasarse mucho más sino que, en aras de la seguridad jurídica de los productores y la confianza de los consumidores, debemos seguir trabajando rápido para disponer de un Reglamento que está reclamando desde hace mucho tiempo el sector europeo y que diferencia esta agricultura claramente ecológica, en aras de la seguridad de los consumidores."@sk19
"El sector de la producción ecológica nos demanda –yo diría que nos exige– una reglamentación clara, sencilla, que responda a las necesidades de un mercado en clara expansión. En efecto, el consumidor europeo adquiere cada vez más productos ecológicos y tenemos que establecer cuanto antes un marco adecuado para satisfacer esas necesidades, defendiendo no sólo los intereses de los consumidores sino, a la par, los intereses del sector y los medioambientales en general. Para conseguir este fin, creo que el informe que ahora estamos debatiendo, y que ya lleva sufriendo dificultades desde su tramitación, es un buen documento de salida. Aprovecho la oportunidad para felicitar a la ponente, a la señora Aubert, por el gran trabajo que viene realizando. Digo que este informe me parece bueno, porque, por ejemplo, tiene en cuenta las peculiaridades de las diferentes regiones europeas, determina mejor las competencias de cada una de las autoridades y organismos que intervienen en el control de los productos ecológicos, y establece un logotipo único obligatorio, algo en lo que he insistido, además, a lo largo de la tramitación en comisión. En esta línea, también creo que determina que, para poder comercializarse como ecológicos en la Unión Europea, los productos procedentes de terceros países tienen que estar sometidos a unas normas equivalentes a la reglamentación europea. Creo que el informe pretende, en conclusión, promover lo ecológico como una forma de producir y consumir, propiciando la consolidación de este sector en expansión como la élite de nuestra agricultura agraria, pues es en el diferencial de calidad donde la agricultura ecológica encontrará su sello característico. Dicho esto, creo que ahora mismo se nos abre otro debate que hasta hace poco no teníamos presente: se nos plantea la posibilidad de que el Parlamento Europeo adquiera una voz más destacada en la toma de decisiones con un paso más, con el procedimiento de codecisión, solicitando la doble base jurídica para este Reglamento. En principio, quiero decir muy claro que, como fervientes europeos, somos siempre favorables a un mayor poder de decisión para este Parlamento, expresión democrática por excelencia de la Unión Europea; por lo tanto, mañana votaremos en consecuencia. Sin embargo, también me gustaría alertar y recalcar que este Reglamento es una demanda social tanto del sector como de los consumidores, por lo que los pasos posteriores que a partir de mañana debamos decidir no pueden retrasarse mucho más sino que, en aras de la seguridad jurídica de los productores y la confianza de los consumidores, debemos seguir trabajando rápido para disponer de un Reglamento que está reclamando desde hace mucho tiempo el sector europeo y que diferencia esta agricultura claramente ecológica, en aras de la seguridad de los consumidores."@sl20
". Den ekologiska produktionssektorn ber att vi – eller snarare kräver att vi – ska ge den tydlig och enkel lagstiftning som motsvarar behoven på en marknad som växer markant. Européerna konsumerar allt större mängder ekologiska produkter och vi måste så snart som möjligt skapa en lämplig ram för att uppfylla dessa behov, skydda intressena inte bara för konsumenterna utan samtidigt även för sektorn och miljöintressen i allmänhet. I syfte att uppnå detta är det betänkande som vi för närvarande debatterar, och som det har varit problem med sedan förhandlingen, ett bra dokument att starta med. Jag vill ta tillfället i akt att gratulera föredraganden, Marie-Hélène Aubert, till det utmärkta arbete som hon har utfört. Jag säger att jag anser att det här är ett bra betänkande eftersom det bland annat tar hänsyn till de särskilda kännetecknen för de olika europeiska regionerna, befogenheterna för var och en av de myndigheter och organ som är inblandade i kontrollen av ekologiska produkter föreskrivs på ett bättre sätt och en enda obligatorisk logotyp etableras, vilket också är något som jag har insisterat på under förhandlingen i utskottet. I samma anda anser jag även att produkter från tredjeland för att få marknadsföras som ekologiska inom Europeiska unionen enligt betänkandet måste uppfylla regler som motsvarar EU:s lagstiftning. Avslutningsvis anser jag att betänkandet är avsett att främja ekologisk produktion och konsumtion och syftar till att konsolidera denna växande sektor som vårt jordbruks elitsektor, eftersom ekologiska jordbruk är ämnade att kännetecknas av sina produkter av högre kvalitet. Samtidigt anser jag att en annan debatt nu öppnas, som vi hittills inte hade tagit med i beräkningen – möjligheten föreslås att Europaparlamentet ska få mer att säga till om i beslutsfattandet, och ta ett steg längre med hjälp av medbeslutandeförfarandet, vilket kräver en dubbel rättslig grund för denna förordning. Jag vill klargöra att vi, som passionerade européer, alltid är för större beslutsbefogenheter för parlamentet, som är Europeiska unionens högsta demokratiska uttryck. Vi kommer därför att rösta för detta i morgon. Jag vill emellertid även betona att denna förordning är ett socialt krav från både sektorn och konsumenterna, och därför får de senare åtgärder som vi måste besluta om efter i morgon inte försenas mycket längre, utan i stället måste vi, med tanke på producenternas rättssäkerhet och konsumenternas förtroende, fortsätta att arbeta snabbt för att få en förordning som den europeiska sektorn har krävt under en lång tid och som skiljer ut detta tydligt ekologiska jordbruk, för konsumentsäkerhetens skull."@sv22
lpv:unclassifiedMetadata
"María Isabel Salinas García,"18,5,20,15,1,19,14,16,11,13
"en nombre del Grupo PSE"18,5,20,15,1,19,14,16,11,13

Named graphs describing this resource:

1http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Czech.ttl.gz
2http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Danish.ttl.gz
3http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Dutch.ttl.gz
4http://purl.org/linkedpolitics/rdf/English.ttl.gz
5http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Estonian.ttl.gz
6http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Events_and_structure.ttl.gz
7http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Finnish.ttl.gz
8http://purl.org/linkedpolitics/rdf/French.ttl.gz
9http://purl.org/linkedpolitics/rdf/German.ttl.gz
10http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Greek.ttl.gz
11http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Hungarian.ttl.gz
12http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Italian.ttl.gz
13http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Latvian.ttl.gz
14http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Lithuanian.ttl.gz
15http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Maltese.ttl.gz
16http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Polish.ttl.gz
17http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Portuguese.ttl.gz
18http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Romanian.ttl.gz
19http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Slovak.ttl.gz
20http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Slovenian.ttl.gz
21http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Spanish.ttl.gz
22http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Swedish.ttl.gz
23http://purl.org/linkedpolitics/rdf/spokenAs.ttl.gz

The resource appears as object in 2 triples

Context graph