Local view for "http://purl.org/linkedpolitics/eu/plenary/2006-07-03-Speech-1-006"

PredicateValue (sorted: default)
rdf:type
dcterms:Date
dcterms:Is Part Of
dcterms:Language
lpv:document identification number
"en.20060703.2.1-006"6
lpv:hasSubsequent
lpv:speaker
lpv:spoken text
"Diez años después del caso Dutroux, Bélgica se ve de nuevo inmersa en un drama cruel. Dos niñas, Stacy Lemmens y Nathalie Mahy, han sido asesinadas. Sus nombres se añaden a los de Julie y Mélissa, a los de An y Eefje, y al de Leyla. En nombre del Parlamento Europeo quiero unirme al dolor de sus familias. Alguien puede pensar que se trata de un de un hecho individual aislado que solo afecta a las víctimas, pero ¿cuándo un se convierte en un asunto de sociedad? Creo que estamos ante un asunto de sociedad y que, sea en Bélgica o en cualquier otro país donde se puedan producir tamañas tragedias, no podemos quedarnos indiferentes cuando es la inocencia misma la que es asesinada. Tenemos la obligación de reflexionar profundamente sobre por qué y cómo en nuestras sociedades desarrolladas y civilizadas continúan produciéndose este tipo de comportamientos. Para eso también debería servir la política: para prevenirlos, para evitarlos, para ayudar a las familias de las víctimas y para evitar también que el olvido permita que, un tiempo después, el mismo dramático acontecimiento se vuelva a producir. Por eso creo que no estamos cediendo al momento dramático que vive la opinión pública cuando nos levantamos y recordamos a estas víctimas: porque no estamos ante un hecho singular, aislado, ante un acontecimiento que no merece más que un lugar en la página de sucesos; no, estamos ante un verdadero problema de nuestra sociedad que tiene mucho que ver con la profundidad negra del alma del ser humano. Mientras estaba preparando estas palabras, me llega también la noticia de que un trágico accidente ferroviario ha causado, probablemente, 40 muertos y centenares de heridos en Valencia. Por eso creo que es una buena ocasión para que nos sumemos todos con un minuto de silencio al dolor de todas estas víctimas."@es20
lpv:spokenAs
lpv:translated text
"Diez años después del caso Dutroux, Bélgica se ve de nuevo inmersa en un drama cruel. Dos niñas, Stacy Lemmens y Nathalie Mahy, han sido asesinadas. Sus nombres se añaden a los de Julie y Mélissa, a los de An y Eefje, y al de Leyla. En nombre del Parlamento Europeo quiero unirme al dolor de sus familias. Alguien puede pensar que se trata de un de un hecho individual aislado que sólo afecta a las víctimas, pero ¿cuándo un se convierte en un asunto de sociedad? Creo que estamos ante un asunto de sociedad y que, sea en Bélgica o en cualquier otro país donde se puedan producir tamañas tragedias, no podemos quedarnos indiferentes cuando es la inocencia misma la que es asesinada. Tenemos la obligación de reflexionar profundamente sobre por qué y cómo en nuestras sociedades desarrolladas y civilizadas continúan produciéndose este tipo de comportamientos. Para eso también debería servir la política: para prevenirlos, para evitarlos, para ayudar a las familias de las víctimas y para evitar también que el olvido permita que, un tiempo después, el mismo dramático acontecimiento se vuelva a producir. Por eso creo que no estamos cediendo al momento dramático que vive la opinión pública cuando nos levantamos y recordamos a estas víctimas: porque no estamos ante un hecho singular, aislado, ante un acontecimiento que no merece más que un lugar en la página de sucesos; no, estamos ante un verdadero problema de nuestra sociedad que tiene mucho que ver con la profundidad negra del alma del ser humano. Mientras estaba preparando estas palabras, me llega también la noticia de que un trágico accidente ferroviario ha causado, probablemente, 40 muertos y centenares de heridos en Valencia. Por eso creo que es una buena ocasión para que nos sumemos todos con un minuto de silencio al dolor de todas estas víctimas."@cs1
"Ti år efter Dutroux-sagen er Belgien igen blevet ramt af et nyt grusomt drama. To piger, Stacy Lemmens og Nathalie Mahy, er blevet myrdet. Deres navne føjer sig til Julie og Melissas, Ans og Eefjes og Leylas. På vegne af Europa-Parlamentet vil jeg gerne kondolere deres familier. Der er måske nogen, der tænker, at det drejer sig om et isoleret tilfælde, som kun berører ofrene, men hvornår bliver et isoleret tilfælde til et samfundsspørgsmål? Efter min mening drejer det sig om et samfundsspørgsmål, og uanset om det er i Belgien eller i et hvilket som helst andet land, hvor der kan ske sådanne tragedier, kan vi ikke forholde os ligegyldige, når det er selve uskylden, der bliver myrdet. Vi har en forpligtelse til at tænke dybt over, hvorfor og hvordan der i vores udviklede og civiliserede samfund bliver ved med at forekomme denne slags adfærd. Det skal politik også bruges til, nemlig til at forebygge den, til at undgå den, til at hjælpe ofrenes familie og til at undgå, at glemslen gør, at den samme dramatiske hændelse sker igen efter nogen tid. Jeg tror derfor ikke, at vi giver efter for dette dramatiske øjeblik, som offentligheden gennemlever, når vi rejser os og mindes disse ofre, for det drejer sig ikke om en enkeltstående, isoleret hændelse, en begivenhed, som kun fortjener en kort omtale på nyhedssiderne. Nej, vi står over for et reelt problem i vores samfund, der har meget at gøre med menneskesjælens mørke dybder. Mens jeg forberedte disse ord, hørte jeg også nyheden om en tragisk togulykke, der sandsynligvis har kostet 40 mennesker livet og såret i hundredvis af andre i Valencia. Derfor synes jeg, at dette er en god lejlighed til, at vi alle iagttager et minuts stilhed til minde om alle disse ofre."@da2
"Zehn Jahre nach dem Fall Dutroux durchlebt Belgien erneut ein schreckliches Drama. Zwei Mädchen, Stacy Lemmens und Nathalie Mahy, sind ermordet worden. Ihre Namen stehen in einer Reihe mit denen von Julie und Mélissa, von An und Eefje und von Leyla. Im Namen des Europäischen Parlaments möchte ich ihren Familien mein Beileid aussprechen. Einige mögen dies als Einzelfall betrachten, von dem nur die Opfer betroffen sind, doch wann wird ein Einzelfall zu einem gesamtgesellschaftlichen Anliegen? Meines Erachtens haben wir es hier mit einem Problem zu tun, das die ganze Gesellschaft angeht, und – egal ob in Belgien oder in einem anderen Land, in dem sich solche Tragödien ereignen können – wir dürfen nicht gleichgültig bleiben, wenn der reinen Unschuld das Leben genommen wird. Wir müssen gründlich darüber nachdenken, warum und wie solche Verhaltensweisen in unserer entwickelten und zivilisierten Gesellschaft noch immer auftreten. Ein weiteres Ziel der Politik sollte darin bestehen, dies zu verhindern, den Familien der Opfer zu helfen und auch dem Vergessen vorzubeugen und nicht zuzulassen, dass sich solche dramatischen Vorfälle wiederholen. Deshalb glaube ich nicht, dass wir den derzeit in der öffentlichen Meinung vorherrschenden Zorn weiter anfachen, wenn wir uns erheben und dieser Opfer gedenken, denn dies ist keine Einzeltat, die nicht mehr als eine Randnotiz in der Presse wert ist; nein, es geht um ein wirkliches Problem, mit dem sich unsere Gesellschaft auseinander setzen muss und das viel mit den Abgründen der menschlichen Seele zu tun hat. Als ich an dieser Rede arbeitete, erreichte mich die Nachricht von einem tragischen Bahnunglück in Valencia, bei dem wahrscheinlich 40 Menschen getötet und Hunderte verletzt wurden. Ich halte es für angebracht, im Gedenken an alle diese Opfer eine Schweigeminute einzulegen."@de9
"Δέκα χρόνια μετά την υπόθεση Dutroux, το Βέλγιο συγκλονίζεται ξανά από ένα φρικτό δράμα. Δύο κορίτσια, η Stacy Lemmens και η Nathalie Mahy, δολοφονήθηκαν. Τα ονόματά τους προστέθηκαν σε αυτά της Julie και της Mélissa, της An και της Eefje και της Leyla. Θα ήθελα να εκφράσω τα συλλυπητήριά μου στις οικογένειές τους εξ ονόματος του Ευρωπαϊκού Κοινοβουλίου. Ορισμένοι άνθρωποι μπορεί να το δουν αυτό ως μία ατομική μεμονωμένη περίπτωση που αφορά μόνον τα θύματα, αλλά πότε μία μεμονωμένη περίπτωση γίνεται κοινωνικό ζήτημα; Πιστεύω ότι αντιμετωπίζουμε ένα κοινωνικό ζήτημα και ότι, είτε στο Βέλγιο είτε σε οποιαδήποτε άλλη χώρα όπου μπορεί να συμβαίνουν ανάλογες τραγωδίες, δεν μπορούμε να παραμένουμε αδιάφοροι όταν δολοφονείται η ίδια η αθωότητα. Έχουμε το καθήκον να εξετάσουμε επισταμένως γιατί και πώς εξακολουθούν να υφίστανται τέτοιου είδους συμπεριφορές στις αναπτυγμένες και πολιτισμένες κοινωνίες μας. Αυτός πρέπει να είναι άλλος ένας στόχος της πολιτικής: να τις προλαμβάνει, να βοηθά τις οικογένειες των θυμάτων και επίσης να μην αφήνει τους ανθρώπους να ξεχάσουν και, επομένως, να αποτρέπει να ξανασυμβούν παρόμοια δραματικά γεγονότα στο μέλλον. Επομένως, δεν πιστεύουμε ότι ενδίδουμε στο κύμα της παρούσας κοινής γνώμης όταν στεκόμαστε όρθιοι και θυμόμαστε αυτά τα θύματα: διότι δεν εξετάζουμε ένα μόνο μεμονωμένο γεγονός που δεν απαιτεί τίποτα περισσότερο από μία αναφορά στις εφημερίδες· όχι, εξετάζουμε ένα αληθινό πρόβλημα που αντιμετωπίζει η κοινωνία μας, το οποίο έχει μεγάλη σχέση με τα ζοφερά βάθη της ανθρώπινης ψυχής. Ενώ ετοίμαζα αυτήν την ομιλία, άκουσα επίσης την είδηση ενός τραγικού σιδηροδρομικού ατυχήματος που είναι πιθανόν να έχει προκαλέσει 40 νεκρούς και εκατοντάδες τραυματίες στη Βαλένθια. Επομένως, πιστεύω ότι αυτή είναι η κατάλληλη στιγμή να τηρήσουμε όλοι ενός λεπτού σιγή στη μνήμη όλων αυτών των θυμάτων."@el10
"Ten years after the Dutroux case, Belgium is once again in the throes of an horrendous drama. Two girls, Stacy Lemmens and Nathalie Mahy, have been murdered. Their names have been added to those of Julie and Mélissa, to those of An and Eefje and to that of Leyla. I would like to express my condolences to their families on behalf of the European Parliament. Some people may see this as an individual isolated case that only affects the victims, but when does an isolated case become an issue for society? I believe that we are dealing with an issue for society and that, whether in Belgium or in any other country where such tragedies may take place, we cannot remain indifferent when it is innocence itself that is being murdered. It is our duty to consider thoroughly why and how this kind of behaviour continues to take place in our developed and civilised societies. That should be another purpose of politics: to prevent it, to help the families of the victims and also to prevent people from forgetting and therefore allowing similar dramatic events from happening again in the future. I do not therefore believe that we are yielding to the surge of current public opinion when we stand and remember these victims: because we are not dealing with a single isolated event that warrants no more than a mention in the newspapers; no, we are dealing with a real problem being faced by our society which has a lot to do with the black depths of the human soul. While I was preparing this speech, I also heard the news of a tragic rail accident which is likely to have caused 40 deaths and hundreds of injured in Valencia. I therefore believe that this is an appropriate time for us all to observe a minute’s silence in memory of all of these victims."@en4
"Diez años después del caso Dutroux, Bélgica se ve de nuevo inmersa en un drama cruel. Dos niñas, Stacy Lemmens y Nathalie Mahy, han sido asesinadas. Sus nombres se añaden a los de Julie y Mélissa, a los de An y Eefje, y al de Leyla. En nombre del Parlamento Europeo quiero unirme al dolor de sus familias. Alguien puede pensar que se trata de un de un hecho individual aislado que sólo afecta a las víctimas, pero ¿cuándo un se convierte en un asunto de sociedad? Creo que estamos ante un asunto de sociedad y que, sea en Bélgica o en cualquier otro país donde se puedan producir tamañas tragedias, no podemos quedarnos indiferentes cuando es la inocencia misma la que es asesinada. Tenemos la obligación de reflexionar profundamente sobre por qué y cómo en nuestras sociedades desarrolladas y civilizadas continúan produciéndose este tipo de comportamientos. Para eso también debería servir la política: para prevenirlos, para evitarlos, para ayudar a las familias de las víctimas y para evitar también que el olvido permita que, un tiempo después, el mismo dramático acontecimiento se vuelva a producir. Por eso creo que no estamos cediendo al momento dramático que vive la opinión pública cuando nos levantamos y recordamos a estas víctimas: porque no estamos ante un hecho singular, aislado, ante un acontecimiento que no merece más que un lugar en la página de sucesos; no, estamos ante un verdadero problema de nuestra sociedad que tiene mucho que ver con la profundidad negra del alma del ser humano. Mientras estaba preparando estas palabras, me llega también la noticia de que un trágico accidente ferroviario ha causado, probablemente, 40 muertos y centenares de heridos en Valencia. Por eso creo que es una buena ocasión para que nos sumemos todos con un minuto de silencio al dolor de todas estas víctimas."@et5
"Kymmenen vuotta Dutroux’n tapauksen jälkeen Belgia kamppailee jälleen kauhistuttavan draaman kourissa. Kaksi tyttöä, Stacy Lemmens ja Nathalie Mahy, on murhattu. Heidän nimensä on lisätty nimien Julie, Mélissa, An, Eefje ja Leyla perään. Esitän Euroopan parlamentin puolesta surunvalitteluni heidän perheilleen. Jotkut saattavat pitää tätä yksittäisenä erillisenä tapauksena, joka vaikuttaa ainoastaan uhreihin, mutta milloin erillisestä tapauksesta tulee yhteiskuntaa koskettava? Mielestäni tämä on yhteiskuntaa koskettava kysymys, ja riippumatta siitä, tapahtuvatko tällaiset tragediat Belgiassa vai jossakin muussa maassa, emme voi pysyä välinpitämättöminä murhien kohdistuessa itse viattomuuteen. Tehtävämme on tarkastella perusteellisesti, miksi ja kuinka tällainen käyttäytyminen jatkuu kehittyneissä ja sivistyneissä yhteiskunnissamme. Politiikan tarkoituksena olisi oltava myös tällaisen käyttäytymisen estäminen, uhrien perheiden auttaminen ja sen estäminen, että ihmiset unohtavat ja että samankaltaiset dramaattiset tapahtumat toistuvat tulevaisuudessa. Hiljentyessämme muistamaan näitä uhreja emme tämän vuoksi ainoastaan anna periksi julkisen mielipiteen kuohunnalle, sillä kyse ei ole ainoastaan maininnan sanomalehdessä ansaitsevasta yhdestä yksittäistapauksesta, vaan ihmissielun pimentoihin liittyvästä todellisesta ongelmasta, joka uhkaa yhteiskuntaamme. Valmistellessani tätä puhetta kuulin myös uutiset Valencian traagisesta rautatieonnettomuudesta, jossa kuoli todennäköisesti 40 ihmistä ja satoja loukkaantui. Näistä syistä katson, että tämä on meille kaikille sopiva hetki viettää minuutin hiljainen hetki kaikkien näiden uhrien muistoksi."@fi7
"Dix ans après l’affaire Dutroux, la Belgique est à nouveau plongée dans un drame cruel. Deux fillettes, Stacy Lemmens et Nathalie Mahy, ont été assassinées. Leurs noms viennent s’ajouter à ceux de Julie et Mélissa, d’Ann et Eefje, de Leïla. Au nom du Parlement européen, je voudrais m’associer à la douleur des familles. D’aucuns pourraient y voir un cas isolé qui ne touche que les victimes, mais alors quand un cas isolé devient-il une question de société? Je pense que nous sommes confrontés à une question de société et que, que ce soit en Belgique ou dans d’autres pays qui pourraient connaître de telles tragédies, nous ne pouvons rester indifférents quand l’innocence même est assassinée. Il est de notre devoir de réfléchir en profondeur au pourquoi et au comment de ce type de comportement dans nos sociétés développées et civilisées. Voilà un autre objectif de la politique: prévenir ce type de comportement, aider les familles des victimes et lutter contre l’oubli, de manière à éviter la répétition d’événements tragiques semblables. Je ne pense donc pas que nous cédions à la colère de l’opinion publique actuelle en nous levant et en commémorant ces victimes, car nous n’avons pas affaire à un cas isolé qui ne justifie pas plus qu’une simple évocation dans les journaux... Non, il s’agit d’un véritable problème de société qui est étroitement lié aux profondeurs sombres de l’âme humaine. En préparant ce discours, j’ai appris le tragique accident de métro à Valence, qui aurait fait 40 morts et des centaines de blessés. Je vous propose d’observer une minute de silence à la mémoire de toutes ces victimes."@fr8
"Diez años después del caso Dutroux, Bélgica se ve de nuevo inmersa en un drama cruel. Dos niñas, Stacy Lemmens y Nathalie Mahy, han sido asesinadas. Sus nombres se añaden a los de Julie y Mélissa, a los de An y Eefje, y al de Leyla. En nombre del Parlamento Europeo quiero unirme al dolor de sus familias. Alguien puede pensar que se trata de un de un hecho individual aislado que sólo afecta a las víctimas, pero ¿cuándo un se convierte en un asunto de sociedad? Creo que estamos ante un asunto de sociedad y que, sea en Bélgica o en cualquier otro país donde se puedan producir tamañas tragedias, no podemos quedarnos indiferentes cuando es la inocencia misma la que es asesinada. Tenemos la obligación de reflexionar profundamente sobre por qué y cómo en nuestras sociedades desarrolladas y civilizadas continúan produciéndose este tipo de comportamientos. Para eso también debería servir la política: para prevenirlos, para evitarlos, para ayudar a las familias de las víctimas y para evitar también que el olvido permita que, un tiempo después, el mismo dramático acontecimiento se vuelva a producir. Por eso creo que no estamos cediendo al momento dramático que vive la opinión pública cuando nos levantamos y recordamos a estas víctimas: porque no estamos ante un hecho singular, aislado, ante un acontecimiento que no merece más que un lugar en la página de sucesos; no, estamos ante un verdadero problema de nuestra sociedad que tiene mucho que ver con la profundidad negra del alma del ser humano. Mientras estaba preparando estas palabras, me llega también la noticia de que un trágico accidente ferroviario ha causado, probablemente, 40 muertos y centenares de heridos en Valencia. Por eso creo que es una buena ocasión para que nos sumemos todos con un minuto de silencio al dolor de todas estas víctimas."@hu11
"A dieci anni dal caso Dutroux, il Belgio è stato nuovamente sconvolto da una terribile tragedia. Sono state assassinate due bambine, Stacy Lemmens e Nathalie Mahy. I loro nomi si aggiungono a quelli di Julie e di Melissa, An ed Eefje e a quello di Leyla. A nome del Parlamento desidero esprimere le condoglianze alle loro famiglie. Qualcuno potrebbe anche pensare che si tratta di un caso isolato che riguarda solamente le vittime, ma quando un caso isolato diventa una questione che investe l’intera società? Credo che questa vicenda coinvolga tutta la società e, a prescindere dal fatto che simili tragedie avvengano in Belgio o in qualsiasi altro paese, non possiamo rimanere indifferenti quando viene annientato il concetto stesso di innocenza. E’ nostro dovere riflettere a fondo sui motivi e sui meccanismi per cui questo tipo di comportamento continua a funestare la nostra società civilizzata e industrializzata. Anche questo dovrebbe essere un compito della politica: prevenire siffatti comportamenti, aiutare le famiglie delle vittime e impedire altresì alla gente di dimenticare affinché in futuro non abbiano più a ripetersi episodi drammatici di questo genere. Non credo che il nostro gesto di commemorazione delle vittime sia frutto dell’ondata emotiva che ha pervaso l’opinione pubblica. Non ci troviamo infatti dinanzi a un caso isolato che per un giorno occupa un trafiletto sul giornale; no, siamo di fronte a un problema reale che investe la società e che si connette strettamente alle pieghe più oscure dell’animo umano. Mentre preparavo questo discorso, ho appreso la notizia del tragico incidente ferroviario che pare abbia causato 40 vittime e centinaia di feriti a Valencia. Invito pertanto l’Assemblea a osservare un minuto di silenzio in memoria di tutte queste vittime."@it12
"Diez años después del caso Dutroux, Bélgica se ve de nuevo inmersa en un drama cruel. Dos niñas, Stacy Lemmens y Nathalie Mahy, han sido asesinadas. Sus nombres se añaden a los de Julie y Mélissa, a los de An y Eefje, y al de Leyla. En nombre del Parlamento Europeo quiero unirme al dolor de sus familias. Alguien puede pensar que se trata de un de un hecho individual aislado que sólo afecta a las víctimas, pero ¿cuándo un se convierte en un asunto de sociedad? Creo que estamos ante un asunto de sociedad y que, sea en Bélgica o en cualquier otro país donde se puedan producir tamañas tragedias, no podemos quedarnos indiferentes cuando es la inocencia misma la que es asesinada. Tenemos la obligación de reflexionar profundamente sobre por qué y cómo en nuestras sociedades desarrolladas y civilizadas continúan produciéndose este tipo de comportamientos. Para eso también debería servir la política: para prevenirlos, para evitarlos, para ayudar a las familias de las víctimas y para evitar también que el olvido permita que, un tiempo después, el mismo dramático acontecimiento se vuelva a producir. Por eso creo que no estamos cediendo al momento dramático que vive la opinión pública cuando nos levantamos y recordamos a estas víctimas: porque no estamos ante un hecho singular, aislado, ante un acontecimiento que no merece más que un lugar en la página de sucesos; no, estamos ante un verdadero problema de nuestra sociedad que tiene mucho que ver con la profundidad negra del alma del ser humano. Mientras estaba preparando estas palabras, me llega también la noticia de que un trágico accidente ferroviario ha causado, probablemente, 40 muertos y centenares de heridos en Valencia. Por eso creo que es una buena ocasión para que nos sumemos todos con un minuto de silencio al dolor de todas estas víctimas."@lt14
"Diez años después del caso Dutroux, Bélgica se ve de nuevo inmersa en un drama cruel. Dos niñas, Stacy Lemmens y Nathalie Mahy, han sido asesinadas. Sus nombres se añaden a los de Julie y Mélissa, a los de An y Eefje, y al de Leyla. En nombre del Parlamento Europeo quiero unirme al dolor de sus familias. Alguien puede pensar que se trata de un de un hecho individual aislado que sólo afecta a las víctimas, pero ¿cuándo un se convierte en un asunto de sociedad? Creo que estamos ante un asunto de sociedad y que, sea en Bélgica o en cualquier otro país donde se puedan producir tamañas tragedias, no podemos quedarnos indiferentes cuando es la inocencia misma la que es asesinada. Tenemos la obligación de reflexionar profundamente sobre por qué y cómo en nuestras sociedades desarrolladas y civilizadas continúan produciéndose este tipo de comportamientos. Para eso también debería servir la política: para prevenirlos, para evitarlos, para ayudar a las familias de las víctimas y para evitar también que el olvido permita que, un tiempo después, el mismo dramático acontecimiento se vuelva a producir. Por eso creo que no estamos cediendo al momento dramático que vive la opinión pública cuando nos levantamos y recordamos a estas víctimas: porque no estamos ante un hecho singular, aislado, ante un acontecimiento que no merece más que un lugar en la página de sucesos; no, estamos ante un verdadero problema de nuestra sociedad que tiene mucho que ver con la profundidad negra del alma del ser humano. Mientras estaba preparando estas palabras, me llega también la noticia de que un trágico accidente ferroviario ha causado, probablemente, 40 muertos y centenares de heridos en Valencia. Por eso creo que es una buena ocasión para que nos sumemos todos con un minuto de silencio al dolor de todas estas víctimas."@lv13
"Diez años después del caso Dutroux, Bélgica se ve de nuevo inmersa en un drama cruel. Dos niñas, Stacy Lemmens y Nathalie Mahy, han sido asesinadas. Sus nombres se añaden a los de Julie y Mélissa, a los de An y Eefje, y al de Leyla. En nombre del Parlamento Europeo quiero unirme al dolor de sus familias. Alguien puede pensar que se trata de un de un hecho individual aislado que sólo afecta a las víctimas, pero ¿cuándo un se convierte en un asunto de sociedad? Creo que estamos ante un asunto de sociedad y que, sea en Bélgica o en cualquier otro país donde se puedan producir tamañas tragedias, no podemos quedarnos indiferentes cuando es la inocencia misma la que es asesinada. Tenemos la obligación de reflexionar profundamente sobre por qué y cómo en nuestras sociedades desarrolladas y civilizadas continúan produciéndose este tipo de comportamientos. Para eso también debería servir la política: para prevenirlos, para evitarlos, para ayudar a las familias de las víctimas y para evitar también que el olvido permita que, un tiempo después, el mismo dramático acontecimiento se vuelva a producir. Por eso creo que no estamos cediendo al momento dramático que vive la opinión pública cuando nos levantamos y recordamos a estas víctimas: porque no estamos ante un hecho singular, aislado, ante un acontecimiento que no merece más que un lugar en la página de sucesos; no, estamos ante un verdadero problema de nuestra sociedad que tiene mucho que ver con la profundidad negra del alma del ser humano. Mientras estaba preparando estas palabras, me llega también la noticia de que un trágico accidente ferroviario ha causado, probablemente, 40 muertos y centenares de heridos en Valencia. Por eso creo que es una buena ocasión para que nos sumemos todos con un minuto de silencio al dolor de todas estas víctimas."@mt15
"Tien jaar na de zaak-Dutroux worstelt België opnieuw met een afgrijselijke tragedie. Twee meisjes, Stacy Lemmens en Nathalie Mahy, zijn vermoord. Hun namen zijn toegevoegd aan die van Julie en Mélissa, die van An en Eefje, en die van Leyla. Namens het Europees Parlement wil ik hun familie mijn medeleven betuigen. Sommigen denken misschien dat het hier om een gaat, een op zichzelf staande gebeurtenis die alleen gevolgen heeft voor de slachtoffers, maar wanneer wordt een een kwestie die de hele maatschappij aangaat? Ik geloof dat dit een kwestie is die de hele maatschappij aangaat en dat we, of dergelijke tragedies zich nu in België of eender welk ander land afspelen, niet onverschillig mogen blijven als de onschuld zelf wordt vermoord. We hebben de verplichting diep na te denken over hoe het kan dat dit soort gedrag in onze ontwikkelde, beschaafde samenlevingen nog steeds voorkomt. Dat is ook een van de taken van de politiek: het voorkomen, hulp bieden aan de familie van de slachtoffers en ervoor zorgen dat tragedies als deze niet worden vergeten en zich na verloop van tijd opnieuw voordoen. Daarom denk ik niet dat gaan staan en stilstaan bij deze slachtoffers betekent dat we ons laten meeslepen door de aandacht van de publieke opinie voor deze kwestie. We hebben immers niet te maken met een op zichzelf staand feit, met een gebeurtenis die slechts een kort krantenbericht waard is; nee, dit is een echt probleem in onze maatschappij, dat veel te maken heeft met de zwarte diepten van de menselijke ziel. Toen ik deze speech aan het voorbereiden was, hoorde ik ook het nieuws over een tragisch treinongeluk in Valencia waarbij waarschijnlijk veertig mensen zijn omgekomen en honderden gewond zijn geraakt. Ik denk dat dit een goed moment is om een minuut stilte in acht te nemen ter nagedachtenis van al deze slachtoffers."@nl3
"Diez años después del caso Dutroux, Bélgica se ve de nuevo inmersa en un drama cruel. Dos niñas, Stacy Lemmens y Nathalie Mahy, han sido asesinadas. Sus nombres se añaden a los de Julie y Mélissa, a los de An y Eefje, y al de Leyla. En nombre del Parlamento Europeo quiero unirme al dolor de sus familias. Alguien puede pensar que se trata de un de un hecho individual aislado que sólo afecta a las víctimas, pero ¿cuándo un se convierte en un asunto de sociedad? Creo que estamos ante un asunto de sociedad y que, sea en Bélgica o en cualquier otro país donde se puedan producir tamañas tragedias, no podemos quedarnos indiferentes cuando es la inocencia misma la que es asesinada. Tenemos la obligación de reflexionar profundamente sobre por qué y cómo en nuestras sociedades desarrolladas y civilizadas continúan produciéndose este tipo de comportamientos. Para eso también debería servir la política: para prevenirlos, para evitarlos, para ayudar a las familias de las víctimas y para evitar también que el olvido permita que, un tiempo después, el mismo dramático acontecimiento se vuelva a producir. Por eso creo que no estamos cediendo al momento dramático que vive la opinión pública cuando nos levantamos y recordamos a estas víctimas: porque no estamos ante un hecho singular, aislado, ante un acontecimiento que no merece más que un lugar en la página de sucesos; no, estamos ante un verdadero problema de nuestra sociedad que tiene mucho que ver con la profundidad negra del alma del ser humano. Mientras estaba preparando estas palabras, me llega también la noticia de que un trágico accidente ferroviario ha causado, probablemente, 40 muertos y centenares de heridos en Valencia. Por eso creo que es una buena ocasión para que nos sumemos todos con un minuto de silencio al dolor de todas estas víctimas."@pl16
"Dez anos após o caso Dutroux, a Bélgica debate-se de novo com um drama horrendo. Duas meninas, Stacy Lemmens e Nathalie Mahy, foram assassinadas. Os seus nomes foram juntar-se aos de Julie e Mélissa, aos de An e Eefje e ao de Leyla. Gostaria, em nome do Parlamento Europeu, de expressar as minhas condolências às suas famílias. Alguns poderão encarar este acontecimento como um caso isolado que afecta apenas as vítimas, mas quando é que um caso isolado se converte num problema para a sociedade? Julgo que estamos, de facto, em presença de um problema para a sociedade e que, seja na Bélgica ou em qualquer outro país onde tais tragédias possam ter lugar, não podemos ficar indiferentes quando é a própria inocência que é assassinada. É nosso dever reflectir aprofundadamente sobre porquê e como é possível que este tipo de conduta continue a verificar-se nas nossas sociedades desenvolvidas e civilizadas. Esse deveria ser outro objectivo da política: preveni-lo, ajudar as famílias das vítimas e evitar também que as pessoas se esqueçam e permitam que acontecimentos dramáticos como estes voltem a ocorrer no futuro. Penso, pois, que quando nos levantamos e lembramos estas vítimas não estamos a render-nos à ansiedade crescente que se verifica na opinião pública: porque nós não estamos perante um acontecimento único e isolado que não merece mais do que uma menção nos jornais; não, estamos perante um verdadeiro problema que a nossa sociedade enfrenta e que tem muito a ver com as negras profundezas da alma humana. Enquanto estava a preparar este discurso, ouvi também a notícia de um trágico acidente ferroviário, que terá provavelmente causado 40 mortes e centenas de feridos em Valência. Penso, pois, que este é um momento apropriado para guardarmos conjuntamente um minuto de silêncio em memória de todas estas vítimas."@pt17
"Diez años después del caso Dutroux, Bélgica se ve de nuevo inmersa en un drama cruel. Dos niñas, Stacy Lemmens y Nathalie Mahy, han sido asesinadas. Sus nombres se añaden a los de Julie y Mélissa, a los de An y Eefje, y al de Leyla. En nombre del Parlamento Europeo quiero unirme al dolor de sus familias. Alguien puede pensar que se trata de un de un hecho individual aislado que sólo afecta a las víctimas, pero ¿cuándo un se convierte en un asunto de sociedad? Creo que estamos ante un asunto de sociedad y que, sea en Bélgica o en cualquier otro país donde se puedan producir tamañas tragedias, no podemos quedarnos indiferentes cuando es la inocencia misma la que es asesinada. Tenemos la obligación de reflexionar profundamente sobre por qué y cómo en nuestras sociedades desarrolladas y civilizadas continúan produciéndose este tipo de comportamientos. Para eso también debería servir la política: para prevenirlos, para evitarlos, para ayudar a las familias de las víctimas y para evitar también que el olvido permita que, un tiempo después, el mismo dramático acontecimiento se vuelva a producir. Por eso creo que no estamos cediendo al momento dramático que vive la opinión pública cuando nos levantamos y recordamos a estas víctimas: porque no estamos ante un hecho singular, aislado, ante un acontecimiento que no merece más que un lugar en la página de sucesos; no, estamos ante un verdadero problema de nuestra sociedad que tiene mucho que ver con la profundidad negra del alma del ser humano. Mientras estaba preparando estas palabras, me llega también la noticia de que un trágico accidente ferroviario ha causado, probablemente, 40 muertos y centenares de heridos en Valencia. Por eso creo que es una buena ocasión para que nos sumemos todos con un minuto de silencio al dolor de todas estas víctimas."@sk18
"Diez años después del caso Dutroux, Bélgica se ve de nuevo inmersa en un drama cruel. Dos niñas, Stacy Lemmens y Nathalie Mahy, han sido asesinadas. Sus nombres se añaden a los de Julie y Mélissa, a los de An y Eefje, y al de Leyla. En nombre del Parlamento Europeo quiero unirme al dolor de sus familias. Alguien puede pensar que se trata de un de un hecho individual aislado que sólo afecta a las víctimas, pero ¿cuándo un se convierte en un asunto de sociedad? Creo que estamos ante un asunto de sociedad y que, sea en Bélgica o en cualquier otro país donde se puedan producir tamañas tragedias, no podemos quedarnos indiferentes cuando es la inocencia misma la que es asesinada. Tenemos la obligación de reflexionar profundamente sobre por qué y cómo en nuestras sociedades desarrolladas y civilizadas continúan produciéndose este tipo de comportamientos. Para eso también debería servir la política: para prevenirlos, para evitarlos, para ayudar a las familias de las víctimas y para evitar también que el olvido permita que, un tiempo después, el mismo dramático acontecimiento se vuelva a producir. Por eso creo que no estamos cediendo al momento dramático que vive la opinión pública cuando nos levantamos y recordamos a estas víctimas: porque no estamos ante un hecho singular, aislado, ante un acontecimiento que no merece más que un lugar en la página de sucesos; no, estamos ante un verdadero problema de nuestra sociedad que tiene mucho que ver con la profundidad negra del alma del ser humano. Mientras estaba preparando estas palabras, me llega también la noticia de que un trágico accidente ferroviario ha causado, probablemente, 40 muertos y centenares de heridos en Valencia. Por eso creo que es una buena ocasión para que nos sumemos todos con un minuto de silencio al dolor de todas estas víctimas."@sl19
"Tio år efter fallet Dutroux drabbas Belgien än en gång av ett fasansfullt drama. Två flickor, Stacy Lemmens och Nathalie Mahy, har blivit mördade. De har rönt samma öde som tidigare Julie, Mélissa, An, Eefje och Leyla. Jag vill på Europaparlamentets vägnar uttrycka mitt deltagande med offrens familjer. En del kanske ser detta som ett isolerat fall som bara berör de drabbade själva, men frågan är när ett isolerat fall blir en samhällsfråga. Jag anser att vi har att göra med en samhällsfråga och att vi inte kan vara likgiltiga när en fullständigt oskuldsfull person mördas, vare sig en sådan tragedi inträffar i Belgien eller någon annanstans. Det är vår plikt att noga begrunda varför och under vilka omständigheter detta slags beteende fortsätter att förekomma i våra utvecklade och civiliserade samhällen. Det borde vara ytterligare ett mål för politiken att förhindra detta, att hjälpa offrens familjer och även att se till att människorna inte glömmer det som hänt så att liknande dramatiska händelser inte kan inträffa igen i framtiden. Jag anser därför inte att vi ger efter för trycket från en folkopinion som satts i rörelse när vi reser oss upp och tänker på de drabbade, eftersom det inte handlar om en enstaka isolerad händelse som bara motiverar ett omnämnande i tidningarna. Nej, detta är ett verkligt problem som vårt samhälle står inför och som har mycket att göra med ett djupt mörker i människans själ. Medan jag förberedde detta tal hörde jag även nyheten om en tragisk tågolycka som tros ha orsakat 40 människors död och hundratals skadade i Valencia. Jag anser därför att detta är ett lämpligt tillfälle för oss att iaktta en minuts tystnad till minne av alla de drabbade."@sv21
lpv:unclassifiedMetadata
"El Presidente."5,19,15,1,18,14,16,11,13,20
"fait divers"5,19,15,1,18,14,16,11,3,13,20

Named graphs describing this resource:

1http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Czech.ttl.gz
2http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Danish.ttl.gz
3http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Dutch.ttl.gz
4http://purl.org/linkedpolitics/rdf/English.ttl.gz
5http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Estonian.ttl.gz
6http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Events_and_structure.ttl.gz
7http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Finnish.ttl.gz
8http://purl.org/linkedpolitics/rdf/French.ttl.gz
9http://purl.org/linkedpolitics/rdf/German.ttl.gz
10http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Greek.ttl.gz
11http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Hungarian.ttl.gz
12http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Italian.ttl.gz
13http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Latvian.ttl.gz
14http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Lithuanian.ttl.gz
15http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Maltese.ttl.gz
16http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Polish.ttl.gz
17http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Portuguese.ttl.gz
18http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Slovak.ttl.gz
19http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Slovenian.ttl.gz
20http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Spanish.ttl.gz
21http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Swedish.ttl.gz
22http://purl.org/linkedpolitics/rdf/spokenAs.ttl.gz

The resource appears as object in 2 triples

Context graph