Local view for "http://purl.org/linkedpolitics/eu/plenary/2005-09-05-Speech-1-009"

PredicateValue (sorted: default)
rdf:type
dcterms:Date
dcterms:Is Part Of
dcterms:Language
lpv:document identification number
"en.20050905.5.1-009"6
lpv:hasSubsequent
lpv:speaker
lpv:spoken text
"Permítanme realizar a continuación una declaración que hace referencia a los acontecimientos que hemos vivido este verano. La huella que han dejado estos daños medioambientales por exceso de agua, en algunos casos, por falta de ella, en otros, será muy difícil de borrar y debe recordarnos que la violencia de estos fenómenos es consecuencia de desequilibrios a los que la Unión Europea ha prestado especial importancia y tendrá que seguir haciéndolo. Señoras y señores diputados, frente a la mayoría de estos dramas, la Unión Europea ha demostrado su capacidad para movilizarse y acudir rápidamente a socorrer a las víctimas. Nuestra capacidad de prevención y de acción tiene que ponerse al servicio de una actitud solidaria. Nuestro Parlamento tendrá ocasión de debatir este tema desde hoy mismo, en el marco de las declaraciones de la Comisión inscritas en nuestro orden del día y, próximamente, tendremos que legislar sobre el refuerzo de la seguridad aérea. Este breve repaso a la dramática actualidad de este verano que ahora acaba me permite, al encontrarnos de nuevo aquí, pedirles un minuto de silencio para expresar nuestra solidaridad con todas las víctimas y comunicarles nuestra más profunda simpatía. Como ustedes recordarán, el pasado 7 de julio, en la última de nuestras sesiones antes de las vacaciones, nos vimos sorprendidos por los atentados terroristas que golpearon Londres, cuyas víctimas, tal y como temimos en ese momento, fueron muy numerosas. La amenaza terrorista continúa sobre Europa y es un problema al que los acontecimientos de julio y los que los siguieron nos obligarán a dar especial importancia. Pero este verano también ha estado marcado por otros acontecimientos luctuosos: la persistencia del terrorismo en Iraq, terribles catástrofes naturales y accidentes que han sembrado el duelo en muchas familias del mundo —particularmente aquí, en Europa y, ahora, muy especialmente, en los Estados Unidos. Deben ustedes saber que, a lo largo de este verano, siempre que se ha producido uno de estos acontecimientos, en nombre del Parlamento Europeo, su Presidente ha aportado inmediatamente el testimonio de nuestra solidaridad y se ha dirigido a las autoridades de los países afectados por estos dramas. Cada vez que han ocurrido hemos dejado oír nuestra voz. Y hoy creo que es bueno que nos asociemos todos, de forma global, al dolor de las familias de las víctimas de estos sucesos, de aquellos que han perdido a los suyos en los conflictos mortíferos que afectan al planeta. Mención especial merecen los Estados Unidos, que están sufriendo hoy un drama de dimensiones sorprendentes que conmueve al mundo entero. El número de víctimas será, parece ser, muy elevado, las personas desplazadas se cuentan por millares y los daños económicos y la herida en la estructura social son muy grandes. En Iraq, todos los días el terrorismo mata, gota a gota, a numerosas personas. Basta con el rumor, como ocurrió hace unas pocas semanas, para que un movimiento de pánico sobre un puente en Bagdad cueste la vida a más de mil personas. Dramáticos accidentes de aviones y de helicópteros civiles han provocado la muerte de más de 400 personas en Indonesia, Grecia, Venezuela, Perú y el Mar Báltico, y, también, en Afganistán, donde han muerto militares europeos —en esta ocasión españoles, pero podrían haber sido de cualquier país europeo— tras un accidente de helicóptero. Considero acertado que recordemos ahora las palabras que nos dirigió el Presidente de Afganistán, Karzai, cuando aquí, en esta Asamblea, puso de relieve el importante papel que desempeñan las tropas de los países europeos en la defensa de los derechos humanos y el mantenimiento de la paz en su país. Ha habido más: catastróficas inundaciones en Austria, Alemania, Bulgaria, Rumanía y Suiza han acabado con la vida de decenas de personas y desplazado a centenares de miles de habitantes. Graves daños económicos por exceso de lluvias en media Europa y graves daños económicos por la terrible sequía que sufre la otra mitad de Europa, sequía que alimenta los fuegos de los bosques, especialmente en Portugal, Francia y España, que han costado la vida a decenas de personas, entre ellas a bomberos y pilotos de aviones que participan en esa lucha contra las llamas."@es20
lpv:spokenAs
lpv:translated text
"Permítanme realizar a continuación una declaración que hace referencia a los acontecimientos que hemos vivido este verano. La huella que han dejado estos daños medioambientales por exceso de agua, en algunos casos, por falta de ella, en otros, será muy difícil de borrar y debe recordarnos que la violencia de estos fenómenos es consecuencia de desequilibrios a los que la Unión Europea ha prestado especial importancia y tendrá que seguir haciéndolo. Señoras y señores diputados, frente a la mayoría de estos dramas, la Unión Europea ha demostrado su capacidad para movilizarse y acudir rápidamente a socorrer a las víctimas. Nuestra capacidad de prevención y de acción tiene que ponerse al servicio de una actitud solidaria. Nuestro Parlamento tendrá ocasión de debatir este tema desde hoy mismo, en el marco de las declaraciones de la Comisión inscritas en nuestro orden del día y, próximamente, tendremos que legislar sobre el refuerzo de la seguridad aérea. Este breve repaso a la dramática actualidad de este verano que ahora acaba me permite, al encontrarnos de nuevo aquí, pedirles un minuto de silencio para expresar nuestra solidaridad con todas las víctimas y comunicarles nuestra más profunda simpatía. Como ustedes recordarán, el pasado 7 de julio, en la última de nuestras sesiones antes de las vacaciones, nos vimos sorprendidos por los atentados terroristas que golpearon Londres, cuyas víctimas, tal y como temimos en ese momento, fueron muy numerosas. La amenaza terrorista continúa sobre Europa y es un problema al que los acontecimientos de julio y los que los siguieron nos obligarán a dar especial importancia. Pero este verano también ha estado marcado por otros acontecimientos luctuosos: la persistencia del terrorismo en Iraq, terribles catástrofes naturales y accidentes que han sembrado el duelo en muchas familias del mundo —particularmente aquí, en Europa y, ahora, muy especialmente, en los Estados Unidos. Deben ustedes saber que, a lo largo de este verano, siempre que se ha producido uno de estos acontecimientos, en nombre del Parlamento Europeo, su Presidente ha aportado inmediatamente el testimonio de nuestra solidaridad y se ha dirigido a las autoridades de los países afectados por estos dramas. Cada vez que han ocurrido hemos dejado oír nuestra voz. Y hoy creo que es bueno que nos asociemos todos, de forma global, al dolor de las familias de las víctimas de estos sucesos, de aquellos que han perdido a los suyos en los conflictos mortíferos que afectan al planeta. Mención especial merecen los Estados Unidos, que están sufriendo hoy un drama de dimensiones sorprendentes que conmueve al mundo entero. El número de víctimas será, parece ser, muy elevado, las personas desplazadas se cuentan por millares y los daños económicos y la herida en la estructura social son muy grandes. En Iraq, todos los días el terrorismo mata, gota a gota, a numerosas personas. Basta con el rumor, como ocurrió hace unas pocas semanas, para que un movimiento de pánico sobre un puente en Bagdad cueste la vida a más de mil personas. Dramáticos accidentes de aviones y de helicópteros civiles han provocado la muerte de más de 400 personas en Indonesia, Grecia, Venezuela, Perú y el Mar Báltico, y, también, en Afganistán, donde han muerto militares europeos —en esta ocasión españoles, pero podrían haber sido de cualquier país europeo— tras un accidente de helicóptero. Considero acertado que recordemos ahora las palabras que nos dirigió el Presidente de Afganistán, Karzai, cuando aquí, en esta Asamblea, puso de relieve el importante papel que desempeñan las tropas de los países europeos en la defensa de los derechos humanos y el mantenimiento de la paz en su país. Ha habido más: catastróficas inundaciones en Austria, Alemania, Bulgaria, Rumanía y Suiza han acabado con la vida de decenas de personas y desplazado a centenares de miles de habitantes. Graves daños económicos por exceso de lluvias en media Europa y graves daños económicos por la terrible sequía que sufre la otra mitad de Europa, sequía que alimenta los fuegos de los bosques, especialmente en Portugal, Francia y España, que han costado la vida a decenas de personas, entre ellas a bomberos y pilotos de aviones que participan en esa lucha contra las llamas."@cs1
"Lad mig nu komme med en erklæring om de hændelser, der har fundet sted i løbet af sommeren. Det spor, som disse miljøskader på grund af for meget regn og i nogle tilfælde på grund af manglen på regn har efterladt, bliver meget svære at udviske, og vi bør huske på, at disse fænomeners voldsomhed er en følge af ubalancer, som EU har ofret stor opmærksomhed, og som vi skal blive ved med at ofre stor opmærksomhed. Mine damer og herrer, EU har i forbindelse med de fleste af disse dramatiske begivenheder vist, at det er i stand til at mobilisere sig og handle hurtigt for at redde ofrene. Vores evne til forebyggelse og handling skal vi bruge til at fremme en solidarisk holdning. Europa-Parlamentet får lejlighed til at diskutere dette spørgsmål fra i dag af inden for rammerne af redegørelserne fra Kommissionen, der står på vores dagsorden, og i løbet af kort tid skal vi lovgive om en styrkelse af luftfartssikkerheden. Denne korte gennemgang af de dramatiske begivenheder hen over sommeren, som nu går på hæld, giver mig lejlighed til, da vi nu er tilbage her, at bede Dem om at iagttage et minuts stilhed som udtryk for vores solidaritet med alle ofrene og overbringe dem vores mest dybtfølte medfølelse. Som De nok husker, blev vi den 7. juli, på det sidste af vores møder inden ferien, overrasket af de terrorangreb, der ramte London, og som krævede mange ofre, hvilket vi allerede frygtede på daværende tidspunkt. Terrortruslen hænger stadig over Europa, og det er et problem, som begivenhederne i juli og de, der fulgte efter, tvinger os til at ofre særlig opmærksomhed. Men sommeren har også været kendetegnet af andre triste begivenheder, f.eks. den fortsatte terrorisme i Irak, frygtelige naturkatastrofer og ulykker, som har forvoldt sorg i mange familier rundt omkring i verden - især her i Europa og nu i særdeleshed i USA. De skal vide, at jeg i løbet af sommeren på vegne af Europa-Parlamentet hver gang, der har fundet en af disse begivenheder sted, straks har givet udtryk for vores solidaritet og har rettet henvendelse til myndighederne i de lande, der er blevet ramt af disse dramatiske hændelser. Hver gang, det er sket, har vi ladet vores røst høre. Jeg synes, at det er godt, at vi alle overordnet tilslutter os den smerte, som familierne til ofrene for disse begivenheder føler, folk som har mistet deres kære i de dødbringende konflikter, som kloden er ramt af. Jeg vil særlig nævne USA, som i dag lider under et drama af overraskende dimensioner, som bevæger hele verden. Det ser ud til, at antallet af ofre bliver meget højt, de evakuerede skal tælles i tusinder, og de økonomiske skader og skaderne på samfundsstrukturen er meget store. I Irak dræber terrorismen hver eneste dag, dråbe for dråbe, mange mennesker. Der skal bare et rygte til, som vi så for et par uger siden, for at en bølge af panik på en bro i Baghdad koster tusindvis af mennesker livet. Dramatiske ulykker med civile fly og helikoptere har betydet døden for mere end 400 mennesker i Indonesien, Grækenland, Venezuela, Peru og Østersøen, samt i Afghanistan, hvor der er omkommet tusindvis af europæiske soldater - denne gang spaniere, men det kunne have været et hvilket som helst europæisk land - efter en helikopterulykke. Jeg synes, at det er på sin plads nu at minde om den afghanske præsident Kharzais ord, da han her i Parlamentet understregede den vigtige rolle, som styrkerne fra de europæiske lande spiller for forsvaret af menneskerettighederne og fredsbevarelsen i hans land. Der er sket flere ting: Katastrofale oversvømmelser i Østrig, Tyskland, Bulgarien, Rumænien og Schweiz, som har kostet snesevis af menneskeliv og fordrevet hundredtusinder af indbyggere. Alvorlige økonomiske skader på grund af for meget regn i det halve af Europa og alvorlige økonomiske skader på grund af den frygtelige tørke, som den anden halvdel af Europa lider under, og som giver næring til de skovbrande, især i Portugal, Frankrig og Spanien, som har kostet snesevis af menneskeliv, herunder brandmænd og piloter, som deltager i kampen mod flammerne."@da2
"Gestatten Sie mir, eine Erklärung zu den Ereignissen dieses Sommers abzugeben. Die Folgen dieser Umweltschäden, hervorgerufen durch zu viel Wasser in einigen Fällen und durch zu wenig in anderen, werden schwer zu beheben sein und sollten uns daran erinnern, dass die Gewalt dieser Naturerscheinungen das Ergebnis von Ungleichgewichten ist, denen die Europäische Union besondere Aufmerksamkeit gezollt hat, was sie auch weiterhin tun muss. Meine Damen und Herren, bei den meisten dieser Dramen hat die Europäische Union ihre Fähigkeit bewiesen, zu reagieren und den Opfern zügig zu helfen. Wir müssen unsere Präventions- und Aktionsmöglichkeiten nutzen, um Solidarität zu üben. Unser Parlament wird Gelegenheit haben, diese Frage heute im Rahmen der Erklärungen der Kommission, die auf unserer Tagesordnung stehen, zu diskutieren, und wir werden in Kürze Rechtsvorschriften zur Verstärkung der Sicherheit im Luftverkehr zu beschließen haben. Nach diesen kurzen Bemerkungen zu den dramatischen Ereignissen dieses Sommers, der jetzt ausklingt, möchte ich Sie, da wir nun wieder hier sind, um eine Schweigeminute bitten, um unsere Solidarität mit all den Opfern zu bekunden und unser tiefes Mitgefühl mit ihnen zum Ausdruck zu bringen. Wie Sie sich erinnern, wurden wir am 7. Juli, auf unserer letzten Sitzung vor den Ferien, von den Terroranschlägen in London überrascht, die, wie wir damals befürchteten, viele Opfer gefordert haben. Europa wird weiterhin vom Terrorismus bedroht, und dies ist ein Problem, dem wir angesichts der Geschehnisse vom Juli und danach eine besondere Bedeutung beimessen müssen. Doch dieser Sommer wurde auch von anderen tragischen Vorkommnissen überschattet: dem Andauern des Terrorismus im Irak, von schrecklichen Naturkatastrophen und Unglücksfällen, die vielen Familien in der ganzen Welt Leid zufügten – insbesondere hier in Europa und jetzt speziell in den USA. Sie sollen wissen, dass ich in diesem Sommer, wann immer eines dieser Geschehnisse eintrat, im Namen des Europäischen Parlaments umgehend unsere Solidarität zum Ausdruck gebracht und Kontakt zu den von diesen Dramen betroffenen Ländern aufgenommen habe. Wir haben bei jedem dieser Vorfälle unsere Stimme zu Gehör gebracht. Ich meine auch, dass wir heute alle am Schmerz der Familien der Opfer dieser Ereignisse, die ihre Angehörigen in den tödlichen Konflikten in der Welt verloren haben, Anteil nehmen sollten. Besondere Erwähnung verdienen die USA, da sie gegenwärtig eine Katastrophe von außergewöhnlicher Tragweite durchleben, die die ganze Welt erschüttert. Es wird wahrscheinlich sehr viele Opfer geben, Tausende sind ohne Bleibe, und sowohl in wirtschaftlicher Hinsicht als auch im Hinblick auf die Sozialstruktur ist ein gewaltiger Schaden entstanden. Im Irak tötet der Terrorismus Tag für Tag und unerbittlich viele Menschen. Ein Gerücht allein reicht aus, wie vor einigen Wochen, als Panik auf einer Brücke in Bagdad zum Tod von mehr als tausend Menschen führte. Dramatische Unglücksfälle ziviler Flugzeuge und Hubschrauber haben mehr als 400 Menschen in Indonesien, Griechenland, Venezuela, Peru und der Ostsee das Leben gekostet, ebenso in Afghanistan, wo europäische Soldaten – spanische in diesem Fall, doch sie hätten aus jedem anderen europäischen Land kommen können – bei einem Hubschrauberunglück ums Leben kamen. Ich glaube, wir sollten uns an dieser Stelle die Worte in Erinnerung rufen, die der Präsident von Afghanistan, Herr Karzai, an uns richtete, als er hier in diesem Hohen Haus die wichtige Rolle der Truppen der europäischen Länder bei der Verteidigung der Menschenrechte und der Erhaltung des Friedens in seinem Land hervorhob. Doch es geschah noch mehr: Durch die verheerenden Überschwemmungen in Österreich, Deutschland, Bulgarien, Rumänien und der Schweiz wurden dutzende Menschen getötet und hunderttausende Einwohner in die Flucht getrieben. Schwere wirtschaftliche Schäden infolge der starken Regenfälle in der einen Hälfte Europas und schwere wirtschaftliche Schäden infolge der furchtbaren Trockenheit in der anderen Hälfte Europas, einer Dürre, durch die die Waldbrände angefacht werden, insbesondere in Portugal, Frankreich und Spanien, bei denen dutzende Menschen umgekommen sind, unter ihnen Feuerwehrleute und Piloten, die an der Brandbekämpfung beteiligt waren."@de9
"Επιτρέψτε μου, σας παρακαλώ, να κάνω μια δήλωση σχετικά με τα γεγονότα που συνέβησαν φέτος το καλοκαίρι. Τα αποτελέσματα αυτής της περιβαλλοντικής καταστροφής η οποία προκλήθηκε είτε από υπερβολική ποσότητα νερού, σε ορισμένες περιπτώσεις, είτε από την έλλειψή του, σε άλλες, θα είναι πολύ δύσκολο να αναστραφούν και πρέπει να μας υπενθυμίζουν ότι η βιαιότητα αυτών των φαινομένων οφείλεται στη διατάραξη των φυσικών ισορροπιών στην οποία η Ευρωπαϊκή Ένωση έχει επιστήσει ιδιαίτερη προσοχή και είναι υποχρεωμένη να συνεχίσει να το πράττει. Κυρίες και κύριοι, στην πλειονότητα αυτών των δραμάτων, η Ευρωπαϊκή Ένωση επέδειξε την ικανότητα ταχείας κινητοποίησής της και συνδρομής των θυμάτων. Πρέπει να εκμεταλλευτούμε τις δυνατότητές μας στους τομείς της πρόληψης και της ανάληψης δράσης για την επίδειξη αλληλεγγύης. Το Κοινοβούλιό μας θα έχει την ευκαιρία να συζητήσει αυτό το θέμα σήμερα, στο πλαίσιο των δηλώσεων της Επιτροπής που περιλαμβάνονται στην ημερήσια διάταξη, ενώ σύντομα θα κληθούμε να νομοθετήσουμε σχετικά με την ενίσχυση της ασφάλειας των αερομεταφορών. Κατόπιν αυτού του σύντομου σχολιασμού των δραματικών γεγονότων αυτού του καλοκαιριού που φτάνει στο τέλος του, θέλω να σας καλέσω, τώρα που είμαστε πάλι εδώ, να τηρήσουμε ενός λεπτού σιγή ως ένδειξη της αλληλεγγύης μας προς όλα τα θύματα και να εκφράσουμε τα βαθύτατα συλλυπητήριά μας. Όπως θα θυμάστε, στις 7 Ιουλίου, στην τελευταία συνεδρίασή μας πριν από τις διακοπές, αιφνιδιαστήκαμε από τις τρομοκρατικές επιθέσεις στο Λονδίνο, οι οποίες, όπως φοβόμασταν τότε, προκάλεσαν πολλά θύματα. Η Ευρώπη συνεχίζει να απειλείται από την τρομοκρατία και αυτό είναι ένα πρόβλημα στο οποίο πρέπει να δώσουμε ιδιαίτερη προσοχή λαμβάνοντας υπόψη τα γεγονότα του Ιουλίου και εκείνα που ακολούθησαν. Αυτό το καλοκαίρι, ωστόσο, έχει σημαδευτεί επίσης από άλλα τραγικά γεγονότα: την επιμονή της τρομοκρατίας στο Ιράκ, τρομερές φυσικές καταστροφές και ατυχήματα που έφεραν πόνο σε πολλές οικογένειες σε όλο τον κόσμο – ιδίως εδώ στην Ευρώπη και, ειδικότερα αυτήν την περίοδο, στις Ηνωμένες Πολιτείες. Πρέπει να γνωρίζετε ότι, κατά τη διάρκεια αυτού του καλοκαιριού, όποτε συνέβαινε ένα από αυτά τα γεγονότα, εξέφραζα αμέσως την αλληλεγγύη μας και επικοινωνούσα με τις χώρες που επλήγησαν από αυτά τα δράματα εξ ονόματος του Ευρωπαϊκού Κοινοβουλίου. Κάθε φορά που συνέβαιναν αυτά τα τραγικά γεγονότα η φωνή μας ακουγόταν. Πιστεύω επίσης ότι πρέπει να εκφράσουμε από κοινού σήμερα τη συμπαράστασή μας για τον πόνο των οικογενειών των θυμάτων αυτών των γεγονότων, των ανθρώπων που έχουν χάσει αγαπημένα τους πρόσωπα στις πολύνεκρες συγκρούσεις που πλήττουν τον πλανήτη. Οι Ηνωμένες Πολιτείες αξίζουν ιδιαίτερη αναφορά, καθώς βιώνουν αυτήν τη στιγμή ένα δράμα τρομακτικών διαστάσεων που σοκάρει ολόκληρο τον κόσμο. Φαίνεται ότι θα υπάρξουν πάρα πολλά θύματα, χιλιάδες άνθρωποι έχουν υποχρεωθεί να εγκαταλείψουν τις εστίες τους και έχουν προκληθεί τεράστιες καταστροφές, τόσο σε οικονομικό επίπεδο όσο και στο επίπεδο του κοινωνικού ιστού. Στο Ιράκ, η τρομοκρατία σκοτώνει πολλούς ανθρώπους καθημερινά, σε μια διαρκή αιμορραγία. Μια απλή φήμη είναι αρκετή, όπως συνέβη πριν από μερικές εβδομάδες, όταν ο πανικός σε μια γέφυρα στη Βαγδάτη οδήγησε στον θάνατο περισσοτέρων των χιλίων ανθρώπων. Τραγικά δυστυχήματα με πολιτικά αεροπλάνα και ελικόπτερα κόστισαν τις ζωές περισσοτέρων των 400 ανθρώπων στην Ινδονησία, την Ελλάδα, τη Βενεζουέλα, το Περού και τη Βαλτική, καθώς και στο Αφγανιστάν, όπου σκοτώθηκαν ευρωπαίοι στρατιώτες –Ισπανοί, σε αυτήν την περίπτωση, αλλά θα μπορούσαν να ήταν από οποιαδήποτε ευρωπαϊκή χώρα– λόγω της συντριβής ενός ελικοπτέρου. Πιστεύω ότι πρέπει να θυμηθούμε σε αυτό το σημείο τα λόγια που μας απηύθυνε ο Πρόεδρος του Αφγανιστάν, κ. Καρζάι, όταν από το βήμα του Ευρωπαϊκού Κοινοβουλίου επεσήμανε τον σημαντικό ρόλο που διαδραματίζουν τα στρατεύματα των ευρωπαϊκών χωρών στην υπεράσπιση των ανθρωπίνων δικαιωμάτων και στη διατήρηση της ειρήνης στη χώρα του. Σημειώθηκαν και άλλα δυσάρεστα περιστατικά: καταστροφικές πλημμύρες στην Αυστρία, τη Γερμανία, τη Βουλγαρία, τη Ρουμανία και την Ελβετία σκότωσαν δεκάδες ανθρώπους και εκτόπισαν εκατοντάδες χιλιάδες κατοίκους. Σοβαρές οικονομικές ζημίες λόγω των υπερβολικών βροχοπτώσεων στη μισή Ευρώπη και σοβαρές οικονομικές ζημίες λόγω της τρομερής ξηρασίας που υπέστη η άλλη μισή Ευρώπη, μια ξηρασία που ευνοεί τις δασικές πυρκαγιές, ιδιαίτερα στην Πορτογαλία, τη Γαλλία και την Ισπανία, οι οποίες κόστισαν τις ζωές δεκάδων ανθρώπων, συμπεριλαμβανομένων πυροσβεστών και πιλότων που μετείχαν στην κατάσβεση αυτών των πυρκαγιών."@el10,10
"Please allow me next to make a statement relating to the events we have witnessed this summer. The results of this environmental damage caused by too much water, in some cases, and a lack of it, in others, will be very difficult to reverse and should remind us that the violent nature of these phenomena is the result of imbalances to which the European Union has paid particular attention and will have to continue to do so. Ladies and gentlemen, in the face of the majority of these dramas, the European Union has demonstrated its capacity to mobilise and to go to the assistance of the victims quickly. We must make use of our capacity for prevention and action in order to show solidarity. Our Parliament will have the opportunity to debate this issue today, within the context of the Commission statements appearing on our agenda and we will soon have to legislate on strengthening air safety. Having commented briefly on these dramatic events of this summer which is coming to an end, I would like to call on you, now that we are back here again, to observe a minute’s silence to demonstrate our solidarity with all of the victims and express our deepest sympathies to them. As you will remember, on 7 July, at our last sitting before the holidays, we were taken by surprise by the terrorist attacks on London, which, as we feared at the time, caused many victims. Europe continues to be threatened by terrorism and this is a problem to which we must attach special importance in view of the events of July and those which followed. This summer, however, has also been marked by other tragic events: the persistence of terrorism in Iraq, horrendous natural disasters and accidents that have brought pain to many families throughout the world — particularly here in Europe and now, especially, in the United States. You must be aware that, during this summer, whenever one of these events has taken place, I have immediately expressed our solidarity and made contact with the countries affected by these dramas on behalf of the European Parliament. Every time they have happened we have made our voice heard. I also believe that we should all join together today to share the pain of the families of the victims of these events, of those who have lost their loved ones in the deadly conflicts affecting the planet. The United States deserve special mention, since they are currently experiencing a drama of extraordinary dimensions which is shocking the whole world. It appears that there will be many many victims, thousands of people have been displaced and enormous damage has been done, both in economic terms, and to the social structure. In Iraq, terrorism kills many people everyday, in a constant drip. A rumour alone is enough, as was the case a few weeks ago, when panic on a bridge in Baghdad led to the deaths of more than a thousand people. Dramatic civilian aeroplane and helicopter accidents have led to the deaths of more than 400 people in Indonesia, Greece, Venezuela, Peru and in the Baltic, and also in Afghanistan, where European soldiers have died — Spanish, on this occasion, but they could have been from any European country — following a helicopter accident. I feel we should remember at this point the words addressed to us by the President of Afghanistan, Mr Kharzai, when here in this Assembly he highlighted the significant role played by the troops of European countries in defence of human rights and peace-keeping in his country. There has been more: disastrous floods in Austria, Germany, Bulgaria, Romania and Switzerland have killed dozens of people and displaced hundreds of thousands of inhabitants. Serious economic damage as a result of excessive rainfall in one half of Europe and serious economic damage resulting from the terrible drought suffered by the other half of Europe, a drought that feeds the forest fires, particularly in Portugal, France and Spain, which have cost the lives of dozens of people, including firefighters and pilots involved in fighting those fires."@en4
"Permítanme realizar a continuación una declaración que hace referencia a los acontecimientos que hemos vivido este verano. La huella que han dejado estos daños medioambientales por exceso de agua, en algunos casos, por falta de ella, en otros, será muy difícil de borrar y debe recordarnos que la violencia de estos fenómenos es consecuencia de desequilibrios a los que la Unión Europea ha prestado especial importancia y tendrá que seguir haciéndolo. Señoras y señores diputados, frente a la mayoría de estos dramas, la Unión Europea ha demostrado su capacidad para movilizarse y acudir rápidamente a socorrer a las víctimas. Nuestra capacidad de prevención y de acción tiene que ponerse al servicio de una actitud solidaria. Nuestro Parlamento tendrá ocasión de debatir este tema desde hoy mismo, en el marco de las declaraciones de la Comisión inscritas en nuestro orden del día y, próximamente, tendremos que legislar sobre el refuerzo de la seguridad aérea. Este breve repaso a la dramática actualidad de este verano que ahora acaba me permite, al encontrarnos de nuevo aquí, pedirles un minuto de silencio para expresar nuestra solidaridad con todas las víctimas y comunicarles nuestra más profunda simpatía. Como ustedes recordarán, el pasado 7 de julio, en la última de nuestras sesiones antes de las vacaciones, nos vimos sorprendidos por los atentados terroristas que golpearon Londres, cuyas víctimas, tal y como temimos en ese momento, fueron muy numerosas. La amenaza terrorista continúa sobre Europa y es un problema al que los acontecimientos de julio y los que los siguieron nos obligarán a dar especial importancia. Pero este verano también ha estado marcado por otros acontecimientos luctuosos: la persistencia del terrorismo en Iraq, terribles catástrofes naturales y accidentes que han sembrado el duelo en muchas familias del mundo —particularmente aquí, en Europa y, ahora, muy especialmente, en los Estados Unidos. Deben ustedes saber que, a lo largo de este verano, siempre que se ha producido uno de estos acontecimientos, en nombre del Parlamento Europeo, su Presidente ha aportado inmediatamente el testimonio de nuestra solidaridad y se ha dirigido a las autoridades de los países afectados por estos dramas. Cada vez que han ocurrido hemos dejado oír nuestra voz. Y hoy creo que es bueno que nos asociemos todos, de forma global, al dolor de las familias de las víctimas de estos sucesos, de aquellos que han perdido a los suyos en los conflictos mortíferos que afectan al planeta. Mención especial merecen los Estados Unidos, que están sufriendo hoy un drama de dimensiones sorprendentes que conmueve al mundo entero. El número de víctimas será, parece ser, muy elevado, las personas desplazadas se cuentan por millares y los daños económicos y la herida en la estructura social son muy grandes. En Iraq, todos los días el terrorismo mata, gota a gota, a numerosas personas. Basta con el rumor, como ocurrió hace unas pocas semanas, para que un movimiento de pánico sobre un puente en Bagdad cueste la vida a más de mil personas. Dramáticos accidentes de aviones y de helicópteros civiles han provocado la muerte de más de 400 personas en Indonesia, Grecia, Venezuela, Perú y el Mar Báltico, y, también, en Afganistán, donde han muerto militares europeos —en esta ocasión españoles, pero podrían haber sido de cualquier país europeo— tras un accidente de helicóptero. Considero acertado que recordemos ahora las palabras que nos dirigió el Presidente de Afganistán, Karzai, cuando aquí, en esta Asamblea, puso de relieve el importante papel que desempeñan las tropas de los países europeos en la defensa de los derechos humanos y el mantenimiento de la paz en su país. Ha habido más: catastróficas inundaciones en Austria, Alemania, Bulgaria, Rumanía y Suiza han acabado con la vida de decenas de personas y desplazado a centenares de miles de habitantes. Graves daños económicos por exceso de lluvias en media Europa y graves daños económicos por la terrible sequía que sufre la otra mitad de Europa, sequía que alimenta los fuegos de los bosques, especialmente en Portugal, Francia y España, que han costado la vida a decenas de personas, entre ellas a bomberos y pilotos de aviones que participan en esa lucha contra las llamas."@et5
"Seuraavaksi haluaisin antaa julkilausuman, joka koskee tänä kesänä todistamiamme tapahtumia. Näiden joko tulvivan veden tai joissakin tapauksissa veden puuttumisen aiheuttamien ympäristövahinkojen seurauksia on hyvin vaikea korjata. Meidän on muistettava, että nämä rajut luonnonkatastrofit ovat seurausta siitä epätasapainosta, johon Euroopan unioni on kiinnittänyt ja johon sen on jatkossakin kiinnitettävä erityistä huomiota. Hyvät kollegat, suurimmassa osassa näistä katastrofeista Euroopan unioni on osoittanut, että se pystyy toimimaan ja auttamaan uhreja ripeästi. Meidän on osoitettava solidaarisuuttamme hyödyntämällä onnettomuuksien ennaltaehkäisyä koskevia valmiuksiamme ja toimintavalmiuksiamme. Parlamentilla on tänään mahdollisuus keskustella aiheesta esityslistallamme olevien komission julkilausumien yhteydessä. Lähiaikoina meidän on myös annettava säädöksiä lentoturvallisuuden parantamisesta. Kommentoituani lyhyesti lopuillaan olevan kesän murheellisia tapahtumia haluaisin pyytää teitä nyt, kun taas olemme koolla, viettämään minuutin hiljaisuuden ja osoittamaan solidaarisuuttamme ja syvintä myötätuntoamme kaikille uhreille. Kuten muistanette, 7. heinäkuuta eli viimeisen istuntomme aikana ennen lomien alkamista Lontoossa tehdyt terrori-iskut yllättivät meidät täydellisesti. Kuten tuolloin pelkäsimme, isku vaati paljon uhreja. Terrorismin uhka leijuu yhä Euroopan yllä, ja heinäkuiset sekä niitä seuranneet tapahtumat pakottavat meidät kiinnittämään tähän ongelmaan erityistä huomiota. Tätä kesää ovat kuitenkin leimanneet myös muut murheelliset asiat: terrorismin jatkuminen Irakissa, kauhistuttavat luonnonkatastrofit ja onnettomuudet, jotka ovat aiheuttaneet tuskaa monille perheille maailmalla – erityisesti täällä Euroopassa ja tällä hetkellä varsinkin Yhdysvalloissa. Tiedätte varmaan, että tänä kesänä olen jokaisen onnettomuuden sattuessa välittänyt heti parlamentin solidaarisuuden osoitukset näistä traagisista tapahtumista kärsineiden maiden viranomaisille. Olemme antaneet äänemme kuulua jokaisen onnettomuuden hetkellä. Tänään meidän kaikkien olisi mielestäni myös yhdessä otettava osaa näiden tapahtumien uhreiksi joutuneiden perheiden suruun, niiden suruun, jotka ovat menettäneet rakkaitaan maailmalla riehuvissa hengenvaarallisissa konflikteissa. On mainittava erityisesti Yhdysvallat; maata on juuri kohdannut käsittämättömän laaja onnettomuus, joka on järkyttänyt koko maailmaa. Uhrien määrä näyttää kasvavan hyvin suureksi, tuhannet ovat joutuneet siirtymään kotiseudultaan, ja sekä taloudelliset että yhteiskuntarakenteelle aiheutuneet vahingot ovat hyvin vakavia. Päivittäinen terrorismi tappaa Irakissa jatkuvasti monia ihmisiä. Tarvitaan vain yksi huhu, kuten kävi muutama viikko sitten, jolloin Bagdadissa sillalla aiheutunut paniikki johti yli tuhannen ihmisen kuolemaan. Traagiset matkustajalentokone- ja helikopterionnettomuudet ovat johtaneet 400 henkilön kuolemaan Indonesiassa, Kreikassa, Venezuelassa, Perussa ja Itämerellä sekä Afganistanissa, jossa on kuollut eurooppalaisia sotilaita – tässä tapauksessa he olivat espanjalaisia, mutta he olisivat voineet olla mistä tahansa Euroopan maasta – helikopterionnettomuudessa. Nyt kannattaisi muistaa sanat, jotka Afganistanin presidentti Karzai lausui meille täällä parlamentissa korostaessaan eurooppalaisten joukkojen tärkeää tehtävää ihmisoikeuksien puolustajina ja rauhan ylläpitäjinä Afganistanissa. Eikä tässä vielä kaikki: Itävallassa, Saksassa, Bulgariassa, Romaniassa ja Sveitsissä tuhoisat tulvat ovat aiheuttaneet kymmenien ihmisten kuoleman ja pakottaneet sadattuhannet asukkaat siirtymään kotiseuduiltaan. Vakavia taloudellisia vahinkoja ovat aiheuttaneet rankkasateet, joista puolet Euroopan maista on kärsinyt, sekä valtava kuivuus, joka on vaivannut toista puolikasta Euroopan maista. Tämä kuivuus on ruokkinut erityisesti Portugalissa, Ranskassa ja Espanjassa metsäpaloja, joissa on kuollut kymmeniä ihmisiä, heidän joukossaan myös liekkejä vastaan taistelleita palomiehiä ja lentäjiä."@fi7
"Permettez-moi de commencer par une déclaration à propos des événements survenus cet été. Les résultats de ce désastre environnemental, causé d’une part par l’excès d’eau et de l’autre par son absence, seront difficiles à effacer et devraient nous rappeler que la violence de ces phénomènes est la conséquence de déséquilibres auxquels l’Union européenne a accordé une attention particulière et devra continuer de le faire à l’avenir. Mesdames et Messieurs, face à la plupart de ces drames, l’Union européenne a démontré qu’elle était capable de se mobiliser et de venir rapidement en aide aux victimes. Une capacité de prévention et d’action que nous devons utiliser pour faire preuve de solidarité. Notre Assemblée aura l’occasion de débattre de ce sujet aujourd’hui même, dans le contexte des déclarations de la Commission qui figurent à l’ordre du jour; prochainement, nous devrons aussi légiférer sur le renforcement de la sécurité aérienne. Après ce bref commentaire sur l’actualité dramatique d’un été qui touche à sa fin, et maintenant que nous sommes à nouveau réunis ici, je voudrais vous inviter à observer une minute de silence pour exprimer notre solidarité avec toutes les victimes et notre plus profonde compassion. Comme vous vous en souviendrez, lors de notre dernière session d’avant les vacances, le 7 juillet, nous avons été pris de surprise par les attentats terroristes qui ont frappé Londres et qui, comme nous le redoutions alors, ont fait de nombreuses victimes. La menace terroriste continue de peser sur l’Europe et c’est un problème auquel les événements de juillet et ceux qui suivirent nous obligent à accorder une importance toute particulière. Mais cet été fut également marqué par d’autres événements tragiques: la persistance du terrorisme en Irak, de terribles catastrophes naturelles et des accidents qui ont endeuillé maintes familles de par le monde - notamment ici en Europe et, maintenant tout spécialement aux États-Unis. Vous devez savoir que durant tout l’été, à chaque fois qu’un de ces événements s’est produit, j’ai aussitôt marqué notre solidarité et pris contact avec les pays affectés par ces drames, au nom du Parlement européen. À chaque fois, nous avons fait entendre notre voix. J’estime qu’aujourd’hui, nous devrions montrer tous ensemble que nous partageons la peine des familles des victimes, de ceux qui ont perdu leurs proches dans les conflits meurtriers déchirant la planète. Les États-Unis méritent une mention spéciale, car ils vivent en ce moment un drame d’une ampleur imprévue qui émeut le monde entier. Il s’avère que le nombre de victimes sera très élevé; des milliers de personnes ont été déplacées et les dégâts sont énormes, tant en termes économiques qu’au niveau de la structure sociale. En Irak, le terrorisme tue de nombreuses personnes tous les jours et saigne le pays. Il suffit d’une rumeur, comme ce fut le cas il y a quelques semaines, pour qu’un mouvement de panique sur un pont de Bagdad coûte la vie à plus de mille personnes. De dramatiques accidents d’avion et d’hélicoptère civils ont causé la mort de plus de 400 personnes en Indonésie, en Grèce, au Venezuela, au Pérou et dans la mer Baltique; il en a été de même en Afghanistan, où des soldats européens -Espagnols dans ce cas-ci, mais ils auraient pu venir de n’importe quel pays européen - sont morts dans un accident d’hélicoptère. Sur ce point, nous devrions nous remémorer les paroles que nous avait adressées le président de l’Afghanistan, M. Kharzai, lorsqu’il souligna ici même le rôle capital joué par les troupes des pays européens dans la défense des droits de l’homme et le maintien de la paix dans son pays. Il y a eu plus encore: des inondations catastrophiques en Autriche, Allemagne, Bulgarie, Roumanie et Suisse ont tué des dizaines de personnes et déplacé des centaines de milliers d’habitants. Des dégâts économiques considérables causés par des pluies excessives dans une moitié de l’Europe, et d’autres dégâts économiques considérables causés par cette terrible sécheresse qu’a dû endurer l’autre moitié de l’Europe. Une sécheresse favorisant des feux de forêts -spécialement au Portugal, en France et en Espagne - qui ont coûté la vie à des dizaines de personnes, dont des pompiers et des pilotes d’avion qui luttaient contre ces incendies."@fr8
"Permítanme realizar a continuación una declaración que hace referencia a los acontecimientos que hemos vivido este verano. La huella que han dejado estos daños medioambientales por exceso de agua, en algunos casos, por falta de ella, en otros, será muy difícil de borrar y debe recordarnos que la violencia de estos fenómenos es consecuencia de desequilibrios a los que la Unión Europea ha prestado especial importancia y tendrá que seguir haciéndolo. Señoras y señores diputados, frente a la mayoría de estos dramas, la Unión Europea ha demostrado su capacidad para movilizarse y acudir rápidamente a socorrer a las víctimas. Nuestra capacidad de prevención y de acción tiene que ponerse al servicio de una actitud solidaria. Nuestro Parlamento tendrá ocasión de debatir este tema desde hoy mismo, en el marco de las declaraciones de la Comisión inscritas en nuestro orden del día y, próximamente, tendremos que legislar sobre el refuerzo de la seguridad aérea. Este breve repaso a la dramática actualidad de este verano que ahora acaba me permite, al encontrarnos de nuevo aquí, pedirles un minuto de silencio para expresar nuestra solidaridad con todas las víctimas y comunicarles nuestra más profunda simpatía. Como ustedes recordarán, el pasado 7 de julio, en la última de nuestras sesiones antes de las vacaciones, nos vimos sorprendidos por los atentados terroristas que golpearon Londres, cuyas víctimas, tal y como temimos en ese momento, fueron muy numerosas. La amenaza terrorista continúa sobre Europa y es un problema al que los acontecimientos de julio y los que los siguieron nos obligarán a dar especial importancia. Pero este verano también ha estado marcado por otros acontecimientos luctuosos: la persistencia del terrorismo en Iraq, terribles catástrofes naturales y accidentes que han sembrado el duelo en muchas familias del mundo —particularmente aquí, en Europa y, ahora, muy especialmente, en los Estados Unidos. Deben ustedes saber que, a lo largo de este verano, siempre que se ha producido uno de estos acontecimientos, en nombre del Parlamento Europeo, su Presidente ha aportado inmediatamente el testimonio de nuestra solidaridad y se ha dirigido a las autoridades de los países afectados por estos dramas. Cada vez que han ocurrido hemos dejado oír nuestra voz. Y hoy creo que es bueno que nos asociemos todos, de forma global, al dolor de las familias de las víctimas de estos sucesos, de aquellos que han perdido a los suyos en los conflictos mortíferos que afectan al planeta. Mención especial merecen los Estados Unidos, que están sufriendo hoy un drama de dimensiones sorprendentes que conmueve al mundo entero. El número de víctimas será, parece ser, muy elevado, las personas desplazadas se cuentan por millares y los daños económicos y la herida en la estructura social son muy grandes. En Iraq, todos los días el terrorismo mata, gota a gota, a numerosas personas. Basta con el rumor, como ocurrió hace unas pocas semanas, para que un movimiento de pánico sobre un puente en Bagdad cueste la vida a más de mil personas. Dramáticos accidentes de aviones y de helicópteros civiles han provocado la muerte de más de 400 personas en Indonesia, Grecia, Venezuela, Perú y el Mar Báltico, y, también, en Afganistán, donde han muerto militares europeos —en esta ocasión españoles, pero podrían haber sido de cualquier país europeo— tras un accidente de helicóptero. Considero acertado que recordemos ahora las palabras que nos dirigió el Presidente de Afganistán, Karzai, cuando aquí, en esta Asamblea, puso de relieve el importante papel que desempeñan las tropas de los países europeos en la defensa de los derechos humanos y el mantenimiento de la paz en su país. Ha habido más: catastróficas inundaciones en Austria, Alemania, Bulgaria, Rumanía y Suiza han acabado con la vida de decenas de personas y desplazado a centenares de miles de habitantes. Graves daños económicos por exceso de lluvias en media Europa y graves daños económicos por la terrible sequía que sufre la otra mitad de Europa, sequía que alimenta los fuegos de los bosques, especialmente en Portugal, Francia y España, que han costado la vida a decenas de personas, entre ellas a bomberos y pilotos de aviones que participan en esa lucha contra las llamas."@hu11
"Permettetemi di effettuare ora una dichiarazione in merito agli avvenimenti cui abbiamo assistito quest’estate. Sarà molto difficile cancellare le tracce di questi danni inferti all’ambiente in qualche caso dall’eccesso e in altri dalla mancanza d’acqua; dobbiamo comunque ricordare che la violenza di tali fenomeni dipende da squilibri cui l’Unione europea annette grande importanza, come continuerà a fare in avvenire. Onorevoli colleghi, di fronte alla maggioranza di questi drammi l’Unione europea si è dimostrata capace di mobilitarsi per prestare tempestivo soccorso alle vittime. La nostra capacità di prevenzione e di intervento deve porsi al servizio di un approccio solidale. Il nostro Parlamento avrà occasione di discutere questo tema a partire da oggi stesso, nell’ambito delle dichiarazioni della Commissione iscritte all’ordine del giorno; prossimamente, inoltre, avremo modo di legiferare sul potenziamento della sicurezza aerea. Questo rapido sguardo all’indietro sui drammatici avvenimenti dell’estate che sta per concludersi mi permette, nel ritrovarci qui oggi, di chiedervi di osservare un minuto di silenzio per esprimere alle vittime la nostra più profonda solidarietà. Come ricorderete, il 7 luglio scorso, nel corso della nostra ultima seduta prima delle vacanze estive, fummo colti di sorpresa dalla notizia degli attentati terroristici che si erano abbattuti su Londra provocando, come si era temuto fin da quel momento, numerose vittime. La minaccia del terrorismo continua a gravare sull’Europa, e rappresenta un problema cui dobbiamo annettere speciale importanza, in considerazione degli avvenimenti di luglio e di quelli che si sono verificati in seguito. Quest’estate è stata però segnata da altri fatti dolorosi: la persistenza del terrorismo in Iraq, le terribili calamità naturali e gli incidenti che hanno seminato il lutto in molte parti del mondo – particolarmente in Europa e, oggi, negli Stati Uniti. Desidero informarvi che, nel corso dell’estate, in occasione di ciascuno di tali avvenimenti, ho preso contatto, a nome dell’Assemblea, con i paesi colpiti da queste tragedie per esprimere la nostra solidarietà; in ognuno dei casi si è levata la nostra voce. Oggi mi sembra opportuno unirci tutti al dolore delle famiglie delle vittime di questi eventi e di coloro che hanno perduto i propri cari nei sanguinosi conflitti che travagliano il nostro pianeta. Un pensiero speciale deve andare agli Stati Uniti, colpiti oggi da una catastrofe di proporzioni impressionanti, che ha suscitato la commozione del mondo intero. Si teme che il numero delle vittime sia assai elevato e gli sfollati si contano già a migliaia, mentre sono enormi i danni economici e la ferita inferta alla struttura sociale. In Iraq il terrorismo continua a provocare un pesante e quotidiano stillicidio di lutti. Il mero diffondersi di una voce incontrollata basta, come è avvenuto qualche settimana fa, a scatenare tra la folla che percorreva un ponte di Bagdad un moto di panico che è costato la vita a più di mille persone. Drammatici incidenti di aerei ed elicotteri civili hanno provocato la morte di oltre quattrocento persone in Indonesia, Grecia, Venezuela e Perù, nel Mar Baltico e infine in Afghanistan dove, nell’incidente accaduto ad un elicottero, sono rimasti uccisi alcuni militari europei – in questo caso spagnoli, ma sarebbero potuti provenire da qualsiasi altro paese europeo. Mi sembra opportuno citare ora le parole con cui il Presidente dell’Afghanistan Karzai, nel discorso da lui pronunciato in quest’Aula, ha sottolineato il ruolo svolto dalle truppe dei paesi europei in difesa dei diritti umani e del mantenimento della pace nel suo paese. Ma non basta: le catastrofiche inondazioni abbattutesi su Austria, Germania, Bulgaria, Romania e Svizzera hanno causato la morte di decine di persone, lasciando inoltre senza casa centinaia di migliaia di abitanti. In metà dell’Europa si sono registrati gravi danni economici per effetto delle piogge eccessive, mentre danni non meno ingenti sono stati provocati dalla terribile siccità che affligge l’altra metà del continente; tale siccità alimenta quegli incendi boschivi che, soprattutto in Portogallo, Francia e Spagna, sono costati la vita a decine di persone, tra cui vigili del fuoco e piloti degli aerei che partecipano alla lotta contro le fiamme."@it12
"Permítanme realizar a continuación una declaración que hace referencia a los acontecimientos que hemos vivido este verano. La huella que han dejado estos daños medioambientales por exceso de agua, en algunos casos, por falta de ella, en otros, será muy difícil de borrar y debe recordarnos que la violencia de estos fenómenos es consecuencia de desequilibrios a los que la Unión Europea ha prestado especial importancia y tendrá que seguir haciéndolo. Señoras y señores diputados, frente a la mayoría de estos dramas, la Unión Europea ha demostrado su capacidad para movilizarse y acudir rápidamente a socorrer a las víctimas. Nuestra capacidad de prevención y de acción tiene que ponerse al servicio de una actitud solidaria. Nuestro Parlamento tendrá ocasión de debatir este tema desde hoy mismo, en el marco de las declaraciones de la Comisión inscritas en nuestro orden del día y, próximamente, tendremos que legislar sobre el refuerzo de la seguridad aérea. Este breve repaso a la dramática actualidad de este verano que ahora acaba me permite, al encontrarnos de nuevo aquí, pedirles un minuto de silencio para expresar nuestra solidaridad con todas las víctimas y comunicarles nuestra más profunda simpatía. Como ustedes recordarán, el pasado 7 de julio, en la última de nuestras sesiones antes de las vacaciones, nos vimos sorprendidos por los atentados terroristas que golpearon Londres, cuyas víctimas, tal y como temimos en ese momento, fueron muy numerosas. La amenaza terrorista continúa sobre Europa y es un problema al que los acontecimientos de julio y los que los siguieron nos obligarán a dar especial importancia. Pero este verano también ha estado marcado por otros acontecimientos luctuosos: la persistencia del terrorismo en Iraq, terribles catástrofes naturales y accidentes que han sembrado el duelo en muchas familias del mundo —particularmente aquí, en Europa y, ahora, muy especialmente, en los Estados Unidos. Deben ustedes saber que, a lo largo de este verano, siempre que se ha producido uno de estos acontecimientos, en nombre del Parlamento Europeo, su Presidente ha aportado inmediatamente el testimonio de nuestra solidaridad y se ha dirigido a las autoridades de los países afectados por estos dramas. Cada vez que han ocurrido hemos dejado oír nuestra voz. Y hoy creo que es bueno que nos asociemos todos, de forma global, al dolor de las familias de las víctimas de estos sucesos, de aquellos que han perdido a los suyos en los conflictos mortíferos que afectan al planeta. Mención especial merecen los Estados Unidos, que están sufriendo hoy un drama de dimensiones sorprendentes que conmueve al mundo entero. El número de víctimas será, parece ser, muy elevado, las personas desplazadas se cuentan por millares y los daños económicos y la herida en la estructura social son muy grandes. En Iraq, todos los días el terrorismo mata, gota a gota, a numerosas personas. Basta con el rumor, como ocurrió hace unas pocas semanas, para que un movimiento de pánico sobre un puente en Bagdad cueste la vida a más de mil personas. Dramáticos accidentes de aviones y de helicópteros civiles han provocado la muerte de más de 400 personas en Indonesia, Grecia, Venezuela, Perú y el Mar Báltico, y, también, en Afganistán, donde han muerto militares europeos —en esta ocasión españoles, pero podrían haber sido de cualquier país europeo— tras un accidente de helicóptero. Considero acertado que recordemos ahora las palabras que nos dirigió el Presidente de Afganistán, Karzai, cuando aquí, en esta Asamblea, puso de relieve el importante papel que desempeñan las tropas de los países europeos en la defensa de los derechos humanos y el mantenimiento de la paz en su país. Ha habido más: catastróficas inundaciones en Austria, Alemania, Bulgaria, Rumanía y Suiza han acabado con la vida de decenas de personas y desplazado a centenares de miles de habitantes. Graves daños económicos por exceso de lluvias en media Europa y graves daños económicos por la terrible sequía que sufre la otra mitad de Europa, sequía que alimenta los fuegos de los bosques, especialmente en Portugal, Francia y España, que han costado la vida a decenas de personas, entre ellas a bomberos y pilotos de aviones que participan en esa lucha contra las llamas."@lt14
"Permítanme realizar a continuación una declaración que hace referencia a los acontecimientos que hemos vivido este verano. La huella que han dejado estos daños medioambientales por exceso de agua, en algunos casos, por falta de ella, en otros, será muy difícil de borrar y debe recordarnos que la violencia de estos fenómenos es consecuencia de desequilibrios a los que la Unión Europea ha prestado especial importancia y tendrá que seguir haciéndolo. Señoras y señores diputados, frente a la mayoría de estos dramas, la Unión Europea ha demostrado su capacidad para movilizarse y acudir rápidamente a socorrer a las víctimas. Nuestra capacidad de prevención y de acción tiene que ponerse al servicio de una actitud solidaria. Nuestro Parlamento tendrá ocasión de debatir este tema desde hoy mismo, en el marco de las declaraciones de la Comisión inscritas en nuestro orden del día y, próximamente, tendremos que legislar sobre el refuerzo de la seguridad aérea. Este breve repaso a la dramática actualidad de este verano que ahora acaba me permite, al encontrarnos de nuevo aquí, pedirles un minuto de silencio para expresar nuestra solidaridad con todas las víctimas y comunicarles nuestra más profunda simpatía. Como ustedes recordarán, el pasado 7 de julio, en la última de nuestras sesiones antes de las vacaciones, nos vimos sorprendidos por los atentados terroristas que golpearon Londres, cuyas víctimas, tal y como temimos en ese momento, fueron muy numerosas. La amenaza terrorista continúa sobre Europa y es un problema al que los acontecimientos de julio y los que los siguieron nos obligarán a dar especial importancia. Pero este verano también ha estado marcado por otros acontecimientos luctuosos: la persistencia del terrorismo en Iraq, terribles catástrofes naturales y accidentes que han sembrado el duelo en muchas familias del mundo —particularmente aquí, en Europa y, ahora, muy especialmente, en los Estados Unidos. Deben ustedes saber que, a lo largo de este verano, siempre que se ha producido uno de estos acontecimientos, en nombre del Parlamento Europeo, su Presidente ha aportado inmediatamente el testimonio de nuestra solidaridad y se ha dirigido a las autoridades de los países afectados por estos dramas. Cada vez que han ocurrido hemos dejado oír nuestra voz. Y hoy creo que es bueno que nos asociemos todos, de forma global, al dolor de las familias de las víctimas de estos sucesos, de aquellos que han perdido a los suyos en los conflictos mortíferos que afectan al planeta. Mención especial merecen los Estados Unidos, que están sufriendo hoy un drama de dimensiones sorprendentes que conmueve al mundo entero. El número de víctimas será, parece ser, muy elevado, las personas desplazadas se cuentan por millares y los daños económicos y la herida en la estructura social son muy grandes. En Iraq, todos los días el terrorismo mata, gota a gota, a numerosas personas. Basta con el rumor, como ocurrió hace unas pocas semanas, para que un movimiento de pánico sobre un puente en Bagdad cueste la vida a más de mil personas. Dramáticos accidentes de aviones y de helicópteros civiles han provocado la muerte de más de 400 personas en Indonesia, Grecia, Venezuela, Perú y el Mar Báltico, y, también, en Afganistán, donde han muerto militares europeos —en esta ocasión españoles, pero podrían haber sido de cualquier país europeo— tras un accidente de helicóptero. Considero acertado que recordemos ahora las palabras que nos dirigió el Presidente de Afganistán, Karzai, cuando aquí, en esta Asamblea, puso de relieve el importante papel que desempeñan las tropas de los países europeos en la defensa de los derechos humanos y el mantenimiento de la paz en su país. Ha habido más: catastróficas inundaciones en Austria, Alemania, Bulgaria, Rumanía y Suiza han acabado con la vida de decenas de personas y desplazado a centenares de miles de habitantes. Graves daños económicos por exceso de lluvias en media Europa y graves daños económicos por la terrible sequía que sufre la otra mitad de Europa, sequía que alimenta los fuegos de los bosques, especialmente en Portugal, Francia y España, que han costado la vida a decenas de personas, entre ellas a bomberos y pilotos de aviones que participan en esa lucha contra las llamas."@lv13
"Permítanme realizar a continuación una declaración que hace referencia a los acontecimientos que hemos vivido este verano. La huella que han dejado estos daños medioambientales por exceso de agua, en algunos casos, por falta de ella, en otros, será muy difícil de borrar y debe recordarnos que la violencia de estos fenómenos es consecuencia de desequilibrios a los que la Unión Europea ha prestado especial importancia y tendrá que seguir haciéndolo. Señoras y señores diputados, frente a la mayoría de estos dramas, la Unión Europea ha demostrado su capacidad para movilizarse y acudir rápidamente a socorrer a las víctimas. Nuestra capacidad de prevención y de acción tiene que ponerse al servicio de una actitud solidaria. Nuestro Parlamento tendrá ocasión de debatir este tema desde hoy mismo, en el marco de las declaraciones de la Comisión inscritas en nuestro orden del día y, próximamente, tendremos que legislar sobre el refuerzo de la seguridad aérea. Este breve repaso a la dramática actualidad de este verano que ahora acaba me permite, al encontrarnos de nuevo aquí, pedirles un minuto de silencio para expresar nuestra solidaridad con todas las víctimas y comunicarles nuestra más profunda simpatía. Como ustedes recordarán, el pasado 7 de julio, en la última de nuestras sesiones antes de las vacaciones, nos vimos sorprendidos por los atentados terroristas que golpearon Londres, cuyas víctimas, tal y como temimos en ese momento, fueron muy numerosas. La amenaza terrorista continúa sobre Europa y es un problema al que los acontecimientos de julio y los que los siguieron nos obligarán a dar especial importancia. Pero este verano también ha estado marcado por otros acontecimientos luctuosos: la persistencia del terrorismo en Iraq, terribles catástrofes naturales y accidentes que han sembrado el duelo en muchas familias del mundo —particularmente aquí, en Europa y, ahora, muy especialmente, en los Estados Unidos. Deben ustedes saber que, a lo largo de este verano, siempre que se ha producido uno de estos acontecimientos, en nombre del Parlamento Europeo, su Presidente ha aportado inmediatamente el testimonio de nuestra solidaridad y se ha dirigido a las autoridades de los países afectados por estos dramas. Cada vez que han ocurrido hemos dejado oír nuestra voz. Y hoy creo que es bueno que nos asociemos todos, de forma global, al dolor de las familias de las víctimas de estos sucesos, de aquellos que han perdido a los suyos en los conflictos mortíferos que afectan al planeta. Mención especial merecen los Estados Unidos, que están sufriendo hoy un drama de dimensiones sorprendentes que conmueve al mundo entero. El número de víctimas será, parece ser, muy elevado, las personas desplazadas se cuentan por millares y los daños económicos y la herida en la estructura social son muy grandes. En Iraq, todos los días el terrorismo mata, gota a gota, a numerosas personas. Basta con el rumor, como ocurrió hace unas pocas semanas, para que un movimiento de pánico sobre un puente en Bagdad cueste la vida a más de mil personas. Dramáticos accidentes de aviones y de helicópteros civiles han provocado la muerte de más de 400 personas en Indonesia, Grecia, Venezuela, Perú y el Mar Báltico, y, también, en Afganistán, donde han muerto militares europeos —en esta ocasión españoles, pero podrían haber sido de cualquier país europeo— tras un accidente de helicóptero. Considero acertado que recordemos ahora las palabras que nos dirigió el Presidente de Afganistán, Karzai, cuando aquí, en esta Asamblea, puso de relieve el importante papel que desempeñan las tropas de los países europeos en la defensa de los derechos humanos y el mantenimiento de la paz en su país. Ha habido más: catastróficas inundaciones en Austria, Alemania, Bulgaria, Rumanía y Suiza han acabado con la vida de decenas de personas y desplazado a centenares de miles de habitantes. Graves daños económicos por exceso de lluvias en media Europa y graves daños económicos por la terrible sequía que sufre la otra mitad de Europa, sequía que alimenta los fuegos de los bosques, especialmente en Portugal, Francia y España, que han costado la vida a decenas de personas, entre ellas a bomberos y pilotos de aviones que participan en esa lucha contra las llamas."@mt15
"Staat u mij toe een verklaring af te leggen met betrekking tot de gebeurtenissen die wij deze zomer hebben meegemaakt. De sporen van de milieuschade als gevolg van, in het ene geval, het overtollige water, en, in het andere geval, het tekort aan water zullen zeer moeilijk zijn uit te wissen en dienen ons eraan te herinneren dat het gewelddadige karakter van deze verschijnselen voortvloeit uit de onevenwichtigheden waaraan de Europese Unie bijzondere aandacht geeft en zal moeten blijven geven. Dames en heren, bij de meeste van deze tragedies heeft de Europese Unie laten zien in staat te zijn in beweging te komen en om de slachtoffers snel te hulp te komen. Ons vermogen tot preventie en tot actie moet in dienst worden gesteld van onze houding van solidariteit. Ons Parlement zal vandaag, in het kader van de verklaringen van de Commissie die op de agenda prijken, de gelegenheid krijgen dit onderwerp te bespreken en wij zullen snel met wetgeving moeten komen ter versterking van de veiligheid van de luchtvaart. Na kort te zijn ingegaan op de dramatische gebeurtenissen van deze zomer die nu op zijn einde loopt, zou ik u, nu wij hier zijn teruggekeerd, willen verzoeken een minuut stilte in acht te nemen om blijk te geven van onze solidariteit met alle slachtoffers en om ons diepe medeleven te betuigen met de nabestaanden. Zoals u zich zult herinneren, werden wij tijdens onze laatste vergadering voor de vakantie op 7 juli opgeschrikt door de terroristische aanslagen in Londen die, zoals wij toen al vreesden, veel slachtoffers hebben geëist. De terroristische dreiging in Europa duurt voort en vormt een probleem dat wij gezien de gebeurtenissen van juli en de gebeurtenissen die daarop volgden bijzondere aandacht moeten schenken. Deze zomer werd echter ook gekenmerkt door andere trieste gebeurtenissen: het aanhoudende terrorisme in Irak, de vreselijke natuurrampen en ongelukken die zoveel families op de wereld leed hebben berokkend — met name hier in Europa en nu vooral ook in de Verenigde Staten. U moet weten dat ik na elk van deze gebeurtenissen onmiddellijk blijk heb gegeven van onze solidariteit, en namens het Europees Parlement contact heb opgenomen met de landen die door deze drama's getroffen zijn. Bij ieder van deze gebeurtenissen hebben wij onze stem laten horen. Ik geloof ook dat wij vandaag gezamenlijk het verdriet moeten delen van de nabestaanden van de slachtoffers van deze gebeurtenissen, van degenen die hun dierbaren zijn verloren in de dodelijke conflicten die onze planeet teisteren. De Verenigde Staten moeten apart vermeld worden, aangezien zich daar momenteel een tragedie van buitengewone proporties afspeelt die de hele wereld heeft geschokt. Het lijkt erop dat er zeer veel slachtoffers zullen zijn, duizenden mensen zijn ontheemd en er is enorme schade aangericht, zowel aan de economie als aan de sociale structuur. In Irak eist het terrorisme dagelijks vele slachtoffers, in een constante stroom. Alleen een gerucht is al genoeg, zoals een paar weken geleden het geval was, toen er paniek uitbrak op een brug in Bagdad, wat de dood van meer dan duizend mensen tot gevolg had. Tragische ongelukken met vliegtuigen en helikopters in de burgerluchtvaart hebben geleid tot de dood van meer dan vierhonderd personen in Indonesië, Griekenland, Venezuela, Peru en de Oostzee, en ook in Afghanistan, waar Europese soldaten om het leven zijn gekomen — Spanjaarden in dit geval, maar ze hadden uit ieder Europees land kunnen komen — bij een helikopterongeluk. Ik denk dat het nu gepast is ons de woorden te herinneren die de president van Afghanistan, Kharzai, heeft gesproken toen hij hier in deze vergadering de belangrijke rol onderstreepte die de troepen uit de Europese landen vervullen in de verdediging van de mensenrechten en de handhaving van de vrede in zijn land. Er is meer gebeurd: rampzalige overstromingen in Oostenrijk, Duitsland, Bulgarije, Roemenië en Zwitserland hebben het leven van tientallen mensen geëist en hebben honderdduizenden inwoners dakloos gemaakt. Zware economische schade als gevolg van buitensporige regenval in Midden-Europa en zware economische schade als gevolg van de vreselijke droogte die de andere helft van Europa teistert, een droogte die de bosbranden heeft aangewakkerd, die vooral in Portugal, Frankrijk en Spanje hebben gewoed en die het leven hebben gekost aan tientallen mensen, onder wie brandweerlieden en piloten van vliegtuigen die werden ingezet in de strijd tegen de vlammen."@nl3
"Permítanme realizar a continuación una declaración que hace referencia a los acontecimientos que hemos vivido este verano. La huella que han dejado estos daños medioambientales por exceso de agua, en algunos casos, por falta de ella, en otros, será muy difícil de borrar y debe recordarnos que la violencia de estos fenómenos es consecuencia de desequilibrios a los que la Unión Europea ha prestado especial importancia y tendrá que seguir haciéndolo. Señoras y señores diputados, frente a la mayoría de estos dramas, la Unión Europea ha demostrado su capacidad para movilizarse y acudir rápidamente a socorrer a las víctimas. Nuestra capacidad de prevención y de acción tiene que ponerse al servicio de una actitud solidaria. Nuestro Parlamento tendrá ocasión de debatir este tema desde hoy mismo, en el marco de las declaraciones de la Comisión inscritas en nuestro orden del día y, próximamente, tendremos que legislar sobre el refuerzo de la seguridad aérea. Este breve repaso a la dramática actualidad de este verano que ahora acaba me permite, al encontrarnos de nuevo aquí, pedirles un minuto de silencio para expresar nuestra solidaridad con todas las víctimas y comunicarles nuestra más profunda simpatía. Como ustedes recordarán, el pasado 7 de julio, en la última de nuestras sesiones antes de las vacaciones, nos vimos sorprendidos por los atentados terroristas que golpearon Londres, cuyas víctimas, tal y como temimos en ese momento, fueron muy numerosas. La amenaza terrorista continúa sobre Europa y es un problema al que los acontecimientos de julio y los que los siguieron nos obligarán a dar especial importancia. Pero este verano también ha estado marcado por otros acontecimientos luctuosos: la persistencia del terrorismo en Iraq, terribles catástrofes naturales y accidentes que han sembrado el duelo en muchas familias del mundo —particularmente aquí, en Europa y, ahora, muy especialmente, en los Estados Unidos. Deben ustedes saber que, a lo largo de este verano, siempre que se ha producido uno de estos acontecimientos, en nombre del Parlamento Europeo, su Presidente ha aportado inmediatamente el testimonio de nuestra solidaridad y se ha dirigido a las autoridades de los países afectados por estos dramas. Cada vez que han ocurrido hemos dejado oír nuestra voz. Y hoy creo que es bueno que nos asociemos todos, de forma global, al dolor de las familias de las víctimas de estos sucesos, de aquellos que han perdido a los suyos en los conflictos mortíferos que afectan al planeta. Mención especial merecen los Estados Unidos, que están sufriendo hoy un drama de dimensiones sorprendentes que conmueve al mundo entero. El número de víctimas será, parece ser, muy elevado, las personas desplazadas se cuentan por millares y los daños económicos y la herida en la estructura social son muy grandes. En Iraq, todos los días el terrorismo mata, gota a gota, a numerosas personas. Basta con el rumor, como ocurrió hace unas pocas semanas, para que un movimiento de pánico sobre un puente en Bagdad cueste la vida a más de mil personas. Dramáticos accidentes de aviones y de helicópteros civiles han provocado la muerte de más de 400 personas en Indonesia, Grecia, Venezuela, Perú y el Mar Báltico, y, también, en Afganistán, donde han muerto militares europeos —en esta ocasión españoles, pero podrían haber sido de cualquier país europeo— tras un accidente de helicóptero. Considero acertado que recordemos ahora las palabras que nos dirigió el Presidente de Afganistán, Karzai, cuando aquí, en esta Asamblea, puso de relieve el importante papel que desempeñan las tropas de los países europeos en la defensa de los derechos humanos y el mantenimiento de la paz en su país. Ha habido más: catastróficas inundaciones en Austria, Alemania, Bulgaria, Rumanía y Suiza han acabado con la vida de decenas de personas y desplazado a centenares de miles de habitantes. Graves daños económicos por exceso de lluvias en media Europa y graves daños económicos por la terrible sequía que sufre la otra mitad de Europa, sequía que alimenta los fuegos de los bosques, especialmente en Portugal, Francia y España, que han costado la vida a decenas de personas, entre ellas a bomberos y pilotos de aviones que participan en esa lucha contra las llamas."@pl16
"Permitam-me que passe a fazer uma declaração referente aos acontecimentos a que assistimos este Verão. Muito dificilmente se inverterão as consequências destes danos ambientais que se devem a excesso de água, em alguns casos, e à sua falta, noutros. Devem recordar-nos que a violência destes fenómenos é consequência de desequilíbrios aos quais a União Europeia prestou especial atenção e terá de continuar a fazê-lo. Senhoras e Senhores Deputados, face à maioria destes dramas, a União Europeia demonstrou a sua capacidade de mobilização e para prestar prontamente assistência às vítimas. Devemos recorrer à nossa capacidade de prevenção e de acção para demonstrar solidariedade. O nosso Parlamento terá ocasião de debater este tema no dia de hoje, no quadro das declarações da Comissão inscritas na nossa ordem do dia e teremos, em breve, de legiferar sobre o reforço da segurança aérea. Depois de fazer referência a estes acontecimentos dramáticos deste Verão que agora chega ao fim, gostaria de lhes pedir, agora que estamos de novo aqui, que observemos um minuto de silêncio para exprimir a nossa solidariedade com todas as vítimas e expressar o nosso mais profundo pesar. Como estarão lembrados, no passado dia 7 de Julho, na última sessão antes das férias, fomos surpreendidos pelos atentados terroristas de Londres, que causaram, como então tememos, numerosas vítimas. A Europa permanece sob a ameaça terrorista, problema ao qual devemos dar uma especial importância tendo em vista os acontecimentos de Julho e os que se lhes seguiram. Mas este Verão foi ainda marcado por outros acontecimentos dramáticos: a persistência do terrorismo no Iraque, catástrofes naturais de dimensões trágicas e acidentes que enlutaram muitas famílias no mundo - em particular aqui na Europa e agora, muito em especial, nos Estados Unidos. Devem saber que, este Verão, sempre que ocorreu um destes acontecimentos, expressei de imediato, em nome do Parlamento Europeu, a nossa solidariedade e entrei em contacto com os países afectados por estas situações dramáticas. Sempre que se registaram, fizemos ouvir a nossa voz. Penso também que devemos associar-nos hoje à dor das famílias das vítimas desses acontecimentos, daqueles que perderam os seus ente queridos nos conflitos mortíferos que afectam o planeta. Os Estados Unidos merecem uma menção especial por estarem a viver um drama de dimensões extraordinárias que está a chocar o mundo inteiro. Tudo indica que o número de vítimas será muito elevado, que haverá milhares de pessoas deslocadas e danos muito grandes que afectarão tanto a economia como a estrutura social. No Iraque, o terrorismo faz vítimas mortais todos os dias, incessantemente. Basta um rumor, como aconteceu há poucas semanas, quando o pânico numa ponte em Bagdade causou a morte a mais de mil pessoas. Dramáticos acidentes com aviões e helicópteros civis provocaram a morte a mais de 400 pessoas na Indonésia, na Grécia, na Venezuela, no Peru e no Báltico, e também no Afeganistão, onde militares europeus perderam a vida - espanhóis, nesta ocasião, mas podiam ter sido de qualquer país europeu – na sequência de um acidente de helicóptero. Penso que deveríamos recordar agora as palavras que o Presidente do Afeganistão, Hamid Kharzai, nos dirigiu quando, aqui nesta Assembleia, colocou em evidência o importante papel desempenhado pelas tropas dos países europeus na defesa dos direitos humanos e da manutenção da paz no seu país. Houve mais: inundações catastróficas na Áustria, na Alemanha, na Bulgária, na Roménia e na Suíça ceifaram a vida de dezenas de pessoas e obrigaram centenas de milhares de habitantes a deslocarem-se. Graves danos económicos devido a chuvas intensas em metade da Europa e graves danos económicos devido à terrível seca que assola a outra metade da Europa, uma seca que alimenta os fogos das florestas, em particular em Portugal, na França e em Espanha, que custaram a vida a dezenas de pessoas, entre elas bombeiros e pilotos de aeronaves envolvidos nessa luta contra as chamas."@pt17
"Permítanme realizar a continuación una declaración que hace referencia a los acontecimientos que hemos vivido este verano. La huella que han dejado estos daños medioambientales por exceso de agua, en algunos casos, por falta de ella, en otros, será muy difícil de borrar y debe recordarnos que la violencia de estos fenómenos es consecuencia de desequilibrios a los que la Unión Europea ha prestado especial importancia y tendrá que seguir haciéndolo. Señoras y señores diputados, frente a la mayoría de estos dramas, la Unión Europea ha demostrado su capacidad para movilizarse y acudir rápidamente a socorrer a las víctimas. Nuestra capacidad de prevención y de acción tiene que ponerse al servicio de una actitud solidaria. Nuestro Parlamento tendrá ocasión de debatir este tema desde hoy mismo, en el marco de las declaraciones de la Comisión inscritas en nuestro orden del día y, próximamente, tendremos que legislar sobre el refuerzo de la seguridad aérea. Este breve repaso a la dramática actualidad de este verano que ahora acaba me permite, al encontrarnos de nuevo aquí, pedirles un minuto de silencio para expresar nuestra solidaridad con todas las víctimas y comunicarles nuestra más profunda simpatía. Como ustedes recordarán, el pasado 7 de julio, en la última de nuestras sesiones antes de las vacaciones, nos vimos sorprendidos por los atentados terroristas que golpearon Londres, cuyas víctimas, tal y como temimos en ese momento, fueron muy numerosas. La amenaza terrorista continúa sobre Europa y es un problema al que los acontecimientos de julio y los que los siguieron nos obligarán a dar especial importancia. Pero este verano también ha estado marcado por otros acontecimientos luctuosos: la persistencia del terrorismo en Iraq, terribles catástrofes naturales y accidentes que han sembrado el duelo en muchas familias del mundo —particularmente aquí, en Europa y, ahora, muy especialmente, en los Estados Unidos. Deben ustedes saber que, a lo largo de este verano, siempre que se ha producido uno de estos acontecimientos, en nombre del Parlamento Europeo, su Presidente ha aportado inmediatamente el testimonio de nuestra solidaridad y se ha dirigido a las autoridades de los países afectados por estos dramas. Cada vez que han ocurrido hemos dejado oír nuestra voz. Y hoy creo que es bueno que nos asociemos todos, de forma global, al dolor de las familias de las víctimas de estos sucesos, de aquellos que han perdido a los suyos en los conflictos mortíferos que afectan al planeta. Mención especial merecen los Estados Unidos, que están sufriendo hoy un drama de dimensiones sorprendentes que conmueve al mundo entero. El número de víctimas será, parece ser, muy elevado, las personas desplazadas se cuentan por millares y los daños económicos y la herida en la estructura social son muy grandes. En Iraq, todos los días el terrorismo mata, gota a gota, a numerosas personas. Basta con el rumor, como ocurrió hace unas pocas semanas, para que un movimiento de pánico sobre un puente en Bagdad cueste la vida a más de mil personas. Dramáticos accidentes de aviones y de helicópteros civiles han provocado la muerte de más de 400 personas en Indonesia, Grecia, Venezuela, Perú y el Mar Báltico, y, también, en Afganistán, donde han muerto militares europeos —en esta ocasión españoles, pero podrían haber sido de cualquier país europeo— tras un accidente de helicóptero. Considero acertado que recordemos ahora las palabras que nos dirigió el Presidente de Afganistán, Karzai, cuando aquí, en esta Asamblea, puso de relieve el importante papel que desempeñan las tropas de los países europeos en la defensa de los derechos humanos y el mantenimiento de la paz en su país. Ha habido más: catastróficas inundaciones en Austria, Alemania, Bulgaria, Rumanía y Suiza han acabado con la vida de decenas de personas y desplazado a centenares de miles de habitantes. Graves daños económicos por exceso de lluvias en media Europa y graves daños económicos por la terrible sequía que sufre la otra mitad de Europa, sequía que alimenta los fuegos de los bosques, especialmente en Portugal, Francia y España, que han costado la vida a decenas de personas, entre ellas a bomberos y pilotos de aviones que participan en esa lucha contra las llamas."@sk18
"Permítanme realizar a continuación una declaración que hace referencia a los acontecimientos que hemos vivido este verano. La huella que han dejado estos daños medioambientales por exceso de agua, en algunos casos, por falta de ella, en otros, será muy difícil de borrar y debe recordarnos que la violencia de estos fenómenos es consecuencia de desequilibrios a los que la Unión Europea ha prestado especial importancia y tendrá que seguir haciéndolo. Señoras y señores diputados, frente a la mayoría de estos dramas, la Unión Europea ha demostrado su capacidad para movilizarse y acudir rápidamente a socorrer a las víctimas. Nuestra capacidad de prevención y de acción tiene que ponerse al servicio de una actitud solidaria. Nuestro Parlamento tendrá ocasión de debatir este tema desde hoy mismo, en el marco de las declaraciones de la Comisión inscritas en nuestro orden del día y, próximamente, tendremos que legislar sobre el refuerzo de la seguridad aérea. Este breve repaso a la dramática actualidad de este verano que ahora acaba me permite, al encontrarnos de nuevo aquí, pedirles un minuto de silencio para expresar nuestra solidaridad con todas las víctimas y comunicarles nuestra más profunda simpatía. Como ustedes recordarán, el pasado 7 de julio, en la última de nuestras sesiones antes de las vacaciones, nos vimos sorprendidos por los atentados terroristas que golpearon Londres, cuyas víctimas, tal y como temimos en ese momento, fueron muy numerosas. La amenaza terrorista continúa sobre Europa y es un problema al que los acontecimientos de julio y los que los siguieron nos obligarán a dar especial importancia. Pero este verano también ha estado marcado por otros acontecimientos luctuosos: la persistencia del terrorismo en Iraq, terribles catástrofes naturales y accidentes que han sembrado el duelo en muchas familias del mundo —particularmente aquí, en Europa y, ahora, muy especialmente, en los Estados Unidos. Deben ustedes saber que, a lo largo de este verano, siempre que se ha producido uno de estos acontecimientos, en nombre del Parlamento Europeo, su Presidente ha aportado inmediatamente el testimonio de nuestra solidaridad y se ha dirigido a las autoridades de los países afectados por estos dramas. Cada vez que han ocurrido hemos dejado oír nuestra voz. Y hoy creo que es bueno que nos asociemos todos, de forma global, al dolor de las familias de las víctimas de estos sucesos, de aquellos que han perdido a los suyos en los conflictos mortíferos que afectan al planeta. Mención especial merecen los Estados Unidos, que están sufriendo hoy un drama de dimensiones sorprendentes que conmueve al mundo entero. El número de víctimas será, parece ser, muy elevado, las personas desplazadas se cuentan por millares y los daños económicos y la herida en la estructura social son muy grandes. En Iraq, todos los días el terrorismo mata, gota a gota, a numerosas personas. Basta con el rumor, como ocurrió hace unas pocas semanas, para que un movimiento de pánico sobre un puente en Bagdad cueste la vida a más de mil personas. Dramáticos accidentes de aviones y de helicópteros civiles han provocado la muerte de más de 400 personas en Indonesia, Grecia, Venezuela, Perú y el Mar Báltico, y, también, en Afganistán, donde han muerto militares europeos —en esta ocasión españoles, pero podrían haber sido de cualquier país europeo— tras un accidente de helicóptero. Considero acertado que recordemos ahora las palabras que nos dirigió el Presidente de Afganistán, Karzai, cuando aquí, en esta Asamblea, puso de relieve el importante papel que desempeñan las tropas de los países europeos en la defensa de los derechos humanos y el mantenimiento de la paz en su país. Ha habido más: catastróficas inundaciones en Austria, Alemania, Bulgaria, Rumanía y Suiza han acabado con la vida de decenas de personas y desplazado a centenares de miles de habitantes. Graves daños económicos por exceso de lluvias en media Europa y graves daños económicos por la terrible sequía que sufre la otra mitad de Europa, sequía que alimenta los fuegos de los bosques, especialmente en Portugal, Francia y España, que han costado la vida a decenas de personas, entre ellas a bomberos y pilotos de aviones que participan en esa lucha contra las llamas."@sl19
"Tillåt mig att uttala mig om de händelser som vi bevittnat denna sommar. Resultatet av denna miljöförstöring, orsakad av antingen för mycket eller för litet vatten, kommer att vara väldigt svåra att reparera. Det bör påminna oss om att den våldsamma kraften i dessa fenomen är resultatet av en obalans som Europeiska unionen har fäst speciell uppmärksamhet vid och kommer att fortsätta att uppmärksamma. Mina damer och herrar! I majoriteten av dessa dramer har Europeiska unionen visat sin kapacitet och förmåga att mobilisera och komma till offrens undsättning mycket snabbt. Vi måste utnyttja vår kapacitet att förebygga och handla så att vi kan visa vår solidaritet. Europaparlamentet kommer att ha möjlighet att debattera denna fråga i dag, inom ramen för kommissionens uttalanden, vilket framgår av vår dagordning. Vi kommer också snart att lagstifta om stärkandet av flygsäkerheten. Sedan jag nu kortfattat kommenterat de dramatiska händelserna under den sommar som just varit, skulle jag vilja att ni förenade er med mig, nu när vi alla åter är samlade, i en tyst minut för att visa vår solidaritet med alla offren och våra djupaste sympatier för dem. Som ni säkert kommer ihåg blev vi den 7 juli, under vårt sista sammanträde före sommaruppehållet, överrumplade av terroristattackerna i London, som vi då fruktade hade orsakat många dödsoffer. Europeiska unionen fortsätter att hotas av terrorism, och detta är ett problem som vi måste fästa speciell vikt vid med tanke på det som hände i juli och det som sedan följde. Denna sommar har emellertid också märkts av andra tragiska händelser: den fortsatta terrorismen i Irak, fruktansvärda naturkatastrofer och olyckor som har orsakat så mycket smärta för så många familjer runtom i världen — i synnerhet här i Europa och nu framför allt i Förenta staterna. Ni vet säkert att jag under sommaren, när någon av dessa händelser ägt rum, genast har uttryckt vår solidaritet och tagit kontakt med de länder som drabbats av katastroferna i egenskap av representant för Europaparlamentet. Varje gång som något har hänt har vi gjort vår röst hörd. Jag anser även att vi i dag tillsammans bör visa att vi delar smärtan med offrens familjer, alla dem som förlorat sina nära och kära i dessa dödliga konflikter som drabbar vår planet. Förenta staterna förtjänar speciell uppmärksamhet för det drama med otroliga dimensioner som drabbar dem just nu och som chockerar hela världen. Det verkar som om det kommer att bli många offer, tusentals människor har evakuerats och enorma ekonomiska och infrastrukturella skador har orsakats. I Irak dödar terrorismen många människor varje dag, i ett konstant flöde. Bara ett rykte är tillräckligt, vilket var fallet för några veckor sedan, när panik utbröt på en bro i Bagdad och orsakade mer än tusen dödsfall. Dramatiska olyckor med civila flygplan och helikoptrar har lett till att över 400 människor dött i Indonesien, Grekland, Venezuela, Peru och Östersjöområdet, samt även i Afghanistan. Där dog ett antal europeiska soldater — spanska i det här fallet, men de kunde ha kommit från vilket europeiskt land som helst – till följd av en helikopterolycka. Jag tycker att vi bör komma ihåg Afghanistans president Hamid Kharzais ord, när han i sitt anförande i denna församling underströk den viktiga roll som trupperna från EU:s medlemsstater spelade för försvaret av de mänskliga rättigheterna och fredsbevarandet i hans land. Men det tar inte slut här: katastrofala översvämningar i Österrike, Tyskland, Bulgarien, Rumänien och Schweiz har lett till att dussintals människor dödats och hundratusentals invånare måst evakueras. Allvarliga ekonomiska skador som ett resultat av våldsamma skyfall i den ena hälften av Europeiska unionen och allvarliga ekonomiska förluster som ett resultat av den fruktansvärda torka som drabbat den andra hälften av EU, en torka som ger näring åt skogsbränder, speciellt i Portugal, Frankrike och Spanien, som har kostat dussintals människor livet, inklusive brandmän och piloter som kämpat för att släcka dessa bränder."@sv21
lpv:unclassifiedMetadata
"El Presidente."5,19,15,1,18,14,16,11,13,20

Named graphs describing this resource:

1http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Czech.ttl.gz
2http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Danish.ttl.gz
3http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Dutch.ttl.gz
4http://purl.org/linkedpolitics/rdf/English.ttl.gz
5http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Estonian.ttl.gz
6http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Events_and_structure.ttl.gz
7http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Finnish.ttl.gz
8http://purl.org/linkedpolitics/rdf/French.ttl.gz
9http://purl.org/linkedpolitics/rdf/German.ttl.gz
10http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Greek.ttl.gz
11http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Hungarian.ttl.gz
12http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Italian.ttl.gz
13http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Latvian.ttl.gz
14http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Lithuanian.ttl.gz
15http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Maltese.ttl.gz
16http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Polish.ttl.gz
17http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Portuguese.ttl.gz
18http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Slovak.ttl.gz
19http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Slovenian.ttl.gz
20http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Spanish.ttl.gz
21http://purl.org/linkedpolitics/rdf/Swedish.ttl.gz
22http://purl.org/linkedpolitics/rdf/spokenAs.ttl.gz

The resource appears as object in 2 triples

Context graph